Por: Jorge Xibillė Muntaner

 

Cómo eliges vivir. ConCiencia Magazine

Para hablar sobre el preocupante desarrollo de la tecnología 5G, que como se ve se escapa de nuestro control ciudadano y del necesario debate público, nos ponemos en contacto con la Asociación Bona Ona que se preocupa de la investigación y la divulgación de los efectos de las radiaciones no ionizantes sobre nuestra salud que es el terreno donde se desarrolla esta tecnología. Bona Ona está llevando a cabo una campaña a nivel municipal para solicitar una moratoria.

Conciencia Magazine: ¿Es inocua esta exposición permanente a la que nos veremos sometidos con la instalación de las antenas 5G imprescindibles para el “Internet de las cosas”? ¿Cómo puede verse afectada nuestra salud?

Asociación Bona Ona: La exposición a la tecnología inalámbrica (2G, 3G, 4G y WiFi) no es inocua para la salud humana, la flora y el medio ambiente, el 5G se añade sobre las frecuencias ya ocupadas y por primera vez se utilizarán microondas de 26 GHz sobre las que apenas hay estudios. El STOA (panel para el futuro de la ciencia y tecnología) de la UE acaba de publicar documentos sobre el impacto del 5G en la salud.

El estudio de los efectos biológicos de los CEM no es nada nuevo, documentos militares desclasificados de EEUU en 1971 ya recopilan más de 2000 estudios sobre efectos biológicos de las radiofrecuencias y las microondas.

Pueden encontrarse clasificados en numerosas bases de datos y páginas web:

PubMed, Cochrane, etc.

ehtrust.org/scientific research, saferemr.com,

dsafetech.org/science,

c4at.org/research, itis.swiss/emf-research,

emf-portal.org,orsaa.org/research,

bioinitiative.org,powerwatch.org.uk,

lennarthardellenglish.wordpress.com,

phiremedical.org, emfscientist.org,

emfresearch.com, electronicsilentspring.com,

kompetenzinitiative.com

El 5G viene a sumarse a las anteriores generaciones, añadirá más radiación. De la multitud de efectos que causan citamos: insomnio, tinnitus, dolores de cabeza, fatiga, palpitaciones del corazón y también arritmia, infertilidad, entumecimiento, diabetes, cáncer, daño permanente en el ADN, afectaciones en la salud mental, TDAH, infertilidad,electrohipersensibilidad …

Conciencia Magazine: ¿Existen estudios científicos recientes que avalen la inexistencia de riesgos para la salud de estas radiaciones? ¿Quiénes son los encargados de llevarlas a cabo, en el caso de que se estén haciendo?

Asociación Bona Ona: Bueno, sin ir más lejos, el ICNIRP (que regula los niveles de exposición a radiaciones no ionizantes), ¡no tiene en cuenta ningún estudio sobre los efectos biológicos! Lo que hay es negación de la evidencia, porque si la tuvieran en cuenta, se acaba el 5G. Lo que hay son estudios que “no encuentran pruebas concluyentes porque los resultados son irregulares”, pero es que la biología no responde de manera lineal, una misma frecuencia puede ser incluso terapéutica a la dosis adecuada y nociva a otra dosis. No se pueden interpretar los resultados como si la vida respondiera como la física newtoniana, los seres vivos ante un estímulo, tienen mecanismos para auto-regularse, el problema está que si la exposición a radiaciones artificiales es constante no da tiempo a que el organismo, el ser vivo se recupere.

Conciencia Magazine: Suponemos que la Organización Mundial de la Salud (OMS) tendrá algo que decir en este asunto. ¿Es así?

Asociación Bona Ona: La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) de la OMS clasificó los RF-EMR (radiación electromagnética de radiofrecuencia) como posible carcinógeno humano del grupo 2B en mayo de 2011. Remarco “posible” porque según la OMS.  «Hay evidencia que no llega a ser concluyente de que la exposición puede causar cáncer en humanos”. Por citar dos estudios recientes y clave que contradicen a la OMS y que el lector puede consultar: el National Toxicology Program (NTP), el estudio del Instituto Ramazzini.

Para quedar más en evidencia, la OMS no reconoce la electrosensibilidad como enfermedad crónica, mientras que resoluciones del Parlamento Europeo de 2009 y de la Asamblea Parlamentaria
del Consejo de Europa de 2011 han pedido su reconocimiento. El papel de la OMS es más que controvertido. ¿Pro-salud o pro-lobbys?

Conciencia Magazine: ¿En qué consiste el “principio de precaución” en el que os apoyáis para solicitar la moratoria municipal en la instalación de antenas 5G?
Asociación Bona Ona: El principio de precaución es un concepto que respalda la adopción de medidas protectoras ante las sospechas fundadas de que ciertos productos o tecnologías crean un riesgo grave para la salud pública o el medio ambiente, pero sin que se cuente todavía con una prueba científica definitiva. También nos basamos en el Principio ALARA (As Low As Reasonably Achievable), es decir «tan bajo como sea razonadamente posible” y el Principio
ALATA (As Low As Technically Achievable), es decir «mínima emisión técnicamente posible».

Conciencia Magazine: ¿Tienen competencias legales los ayuntamientos para poder decidir
sobre la instalación de estas antenas en sus municipios?

Asociación Bona Ona: Con el nuevo anteproyecto de Ley General de Telecomunicaciones se
eliminan de facto las competencias de los ayuntamientos. Este proyecto de ley establece que no se requerirá ningún tipo de comunicación previa (ni por supuesto de concesión, autorización o licencia nueva o modificación de la existente o declaración responsable) para la
instalación o explotación por los operadores de puntos de acceso inalámbrico para pequeñas áreas (las llamadas “celdas pequeñas”). Bona Ona ya presentó sus alegaciones al anteproyecto
de Ley el pasado octubre de 2020.

Conciencia Magazine: ¿En qué consiste exactamente vuestra propuesta de moratoria y qué acciones estáis desarrollando para darla a conocer? ¿Cómo pueden participar los que estén
interesados en hacerlo?

Asociación Bona Ona: La propuesta de moratoria que promueve Bona Ona es la misma que presentó la plataforma Stop 5G Artà en su ayuntamiento: una petición redactada inicialmente por Ecologistas en Acción pero con revisiones y aportaciones por parte del abogado de nuestra asociación y la misma plataforma Stop 5G Artà. Se fundamenta en la exposición de 10 motivos que comprenden el ámbito sanitario, jurídico, energético, tecnológico, ambiental, ético, social y económico para que el pleno municipal del respectivo ayuntamiento apruebe 5 acuerdos que
se resumen en:
1º Manifestarse a favor de una moratoria en la implementación de la tecnología 5G
atendiendo al Principio de Precaución.
2º Mostrar el rechazo al Anteproyecto de la Ley General de Telecomunicaciones por atentar contra la autonomía municipal y autonómica en el despliegue, control y seguimiento de las redes de telecomunicaciones.
3º Comunicar al Gobierno Central que cualquier reforma de dicha Ley debe atender a criterios de salud, ambientales y climáticos por encima de los beneficios económicos y los intereses de la industria de las telecomunicaciones.
4º Instar al Gobierno Central a un despliegue de las telecomunicaciones biocompatibles y sostenibles desde el punto de vista de la salud humana, medioambiental y climática.
5º Trasladar todos los acuerdos de la moratoria a distintas instituciones políticas y sindicales a nivel municipal, autonómico y central.
La estamos promoviendo a través de nuestras redes sociales Facebook Bona Ona o en Telegram en el Grupo de Trabajo Stop 5G. Hemos creado un grupo que se encarga exclusivamente de coordinar a los distintos colectivos o plataformas interesadas de toda España.

Escribiendonos también a bonaona@bonaona.org podemos pasar más información de cómo vincular la petición de moratoria en el municipio interesado.

Conciencia Magazine: De momento en Mallorca el ayuntamiento de Artá se ha sumado a esta moratoria y estáis trabajando en otros municipios, pero a nivel europeo, ¿se está haciendo algo en esta línea? ¿Cómo está la situación en países de nuestro entorno?

Asociación Bona Ona: A nivel estatal los ayuntamientos de Totana, Durango, Elorrio, Baztán, y Muxika aprobaron entre 2020-2021 solicitar al Gobierno Central una moratoria del 5G. La situación en el resto de Europa es desigual, pero en cualquier caso más movilizada que en
España. Destacan sobre todo las moratorias de Italia, Francia y Suiza. En Italia, al menos 600 municipios se declararon contra el despliegue del 5G y 3 regiones aprobaron mociones de
precaución. En Francia, la Convención Ciudadana por el Clima, órgano
consultivo/representativo, propuso al Gobierno una moratoria del 5G “en la espera de los resultados de la evaluación del 5G en el ámbito de la salud y del clima”, apoyada por las principales organizaciones ecologistas francesas, por 40 alcaldes y alcaldesas y una treintena de diputadas y eurodiputadas de diferentes formaciones políticas, por más de 35 plenos municipales y por la Asamblea parlamentaria de Córcega. En Suiza, desde 2017 que está habiendo una gran controversia, concienciación y movilización ciudadana en diversos cantones y ciudades. Jura, Vaud, Berna, Zürich o Neuchâtel han solicitado una moratoria al 5G y Ginebra aprobó una moratoria de tres años al 4G+ y al 5G.

Conciencia Magazine: Vuestro posicionamiento va más allá del tema actual de las antenas y hace propuestas de más calado que afectan al fondo de la cuestión como sería la de no fomentar la conexión inalámbrica de todos estos terminales y que sería la manera de evitar
estas radiaciones. ¿Es así? ¿Qué es lo que proponéis?

Asociación Bona Ona: Proponemos tecnologías biocompatibles con el ser humano y el medio ambiente que puedan garantizar emisiones nulas o muy bajas de campos electromagnéticos,
como por ejemplo, sustituir el WiFi siempre que sea posible por fibra óptica. Actualmente tenemos fibra de 400 Mbps más rápida, más fiable, más resistente, más eficiente energéticamente, más segura contra los ataques cibernéticos y sobre todo, innocua.
Al mismo tiempo es necesario una campaña informativa y divulgativa para modificar y mejorar los hábitos de la población sobre el uso de la tecnología inalámbrica y cómo protegerse,
enfocada especialmente a la infancia, juventud, a sus padres y madres, al colectivo de maestros y pediatras, a los sindicatos y a toda la población en general. Es necesario y urgente formar en
la prevención de la contaminación electromagnética a todos los colectivos, junto con un giro radical de las políticas pro-industria de las telecomunicaciones por unas políticas verdaderamente pro-salud.

Conciencia Magazine: Por último y para terminar la entrevista ¿Creéis que es necesario que un dispositivo nos avise si tenemos yogures caducados en la nevera? ¿Nos hará más felices esta
tecnología?
Asociación Bona Ona: Es absolutamente innecesario. Se está inutilizando la capacidad de autonomía, de pensamiento y de decisión del ser humano, creando al mismo tiempo una necesidad tecnológica falsa y una relación de dependencia con la tecnología extremadamente tóxica. Se nos está idiotizando a través de la tecnología. La tecnología ya no estará a nuestro
servicio, sino que nosotros pasaremos a estar al servicio de la tecnología. Seremos, si no somos ya, su mercancía. Esto es el transhumanismo.

¿Qué preferimos unas “smart islands” o unas “healthy islands”? Conectividad y tecnología, sí, pero segura en su justa medida y al servicio de la vida.

Damos las gracias a los miembros de la Asociación “Bona Ona”, agradeciéndoles que hayan querido compartir con nosotros su preocupación y conocimientos sobre un tema que nos afectará a todos y sobre el que seguramente muchos de nosotros no nos hemos planteado la importancia que puede tener de cara a nuestro futuro. Esperamos seguir en contacto para saber cómo se ha desarrollado esta campaña de moratoria municipal contra la implantación de las antenas 5G en nuestros municipios.

Gracias y hasta pronto.

 

Información facilitada por Bona Ona y entrevista realizada por:  Jorge Xibillé Muntaner

Equipo ConCiencia Magazine para un MundoFeliz