Herman J. Mankiewicz y El Ciudadano Kane

 

{

Mank y el Quijote Moderno

William Randolph Hearst

Mank: Tengo una buena idea para una pelicula Louis. Una pelicula que estoy seguro que vas a amar, es una versión moderna de Don Quijote.

Se que ninguno de ustedes lee, pero sé que ustedes saben de lo que se trata, un pobre noble, demente, que ataca molinos de viento… y ¿Cómo podemos actualizar la historia?…

No, no. ¿Qué tal si convertimos a nuestro Quijote en un editor de periódicos? ¿Quién más podría ganarse la vida atacando molinos de viento?… pero eso no es suficiente.

No, más que lectores, quiere algo más que adulación, él quiere amor, así que él se postula para un cargo público, y como es notablemente rico, gana.

No, esperen, esperen un momento.

Ser rico y poderoso no te hacen ganar adeptos a menos que ese hombre rico y poderoso vea los errores que cometió en el último rollo. Sin dar estúpidas excusas por ello, es solo admirable en la vida real. ¿No es así Louis? ¿Entonces qué hacemos? ¿Nadie?  Le damos ideales.

Ideales con los cuales puede identificarse cualquier pobre mugriento, cansado de la depresión.

Nuestro Quijote esta en contra de la corrupción, está a favor del trabajo de 8 horas al día, de impuestos justos, de mejores escuelas, e incluso apoya la expropiación ferroviaria. ¿Y saben como llamamos a esa gente?

Comensales gritan: ¿comunistas? ¿anarquistas?

Mank: No, nuestro Quijote urga en escándalos y los expone, de hecho, alguien predice que algún día llegará a la presidencia y provocará (ríe histéricamente) … Una revolución socialista.

Presidente de la Meyer: ¡un montón de estupideces!

Mank: ¿Lo son? Dile Willie, dile. Upton Sinclair usó esas mismas palabras pata describir al joven William Random Hearst.

Presidente de la Meyer: Miserable desgraciado.

Mank: (hace una venia) Un servidor… Nuestro Quijote añora, desea, necesita que los electores lo amen tanto como para hacerlo presidente, pero no quieren y no lo hacen.

¿Por qué creen que esto sucede? Podría ser por que en el fondo ellos saben que le da más valor al poder que al pueblo, desilusionado en el congreso no impulsa ni una sola ley ni reforma en dos periodos ¿Pueden creerlo? Eso llevará mucha redacción, logra que lo nominen para presidente, es demasiado radical para los hombres que están atrás, no llega a ninguna parte ¿pero estamos haciendo algo? Estamos creando simpatía, rechazado, el huye a un paraíso celestial, donde su leal seguidor Sancho ha preparado un reino mítico, pero… Un momento… olvidé el aspecto amoroso, su nombre, Dulcinea. Graciosa, intrépida, más lista de lo que parece, ella es una corista, no es digna de su estrato social pero no importa porque el verdadero amor en la pantalla grande como todos saben, es ciego, y ella… si, también lo ama. Entonces se la lleva lejos a su Mítico Reino

Ahora de pronto aparece un Némesis que en griego es cualquiera que use sombrero negro. El Némesis se postula para gobernador y es casi un hecho que ganará ¿por qué?  Porque es exactamente lo que era nuestro Quijote, un idealista ¿entienden? Y no solo eso El Némesis es el mismo hombre que una vez predijo que nuestro Quijote algún día presidiría una revolución socialista.

 Nuestro Quijote mira al espejo de su juventud y decide romper ese vidrio, un terrible recordatorio de lo que fue alguna vez. Asistido por su fiel Sancho, y armado con toda la magia negra en su posesión hace justo eso. Destruyendo en el proceso no solamente a un hombre… sino a dos.

¿Qué te parece Louis? ¿Hmm? ¿Crees que sería una buena pelicula?

Mank se inclina y vomita          

Jaime Xibillé Muntaner.

Doctorado en Historia & Arte.