En el mes de octubre 50% de descuento en la suscripción anual. ¿A que esperas? quedan:

Día(s)

:

Hora(s)

:

Minuto(s)

:

Segundo(s)

Aikido - ConCiencia Magazine

AIKIDO ~ EL CAMINO DE LA ARMONÍA · Laura Costa

Oct 9, 2020 | Deporte

Por: Laura Costa · Equipo ConCiencia Magazine

PARTE I

Lorenzo Coll - ConCiencia Magazine

Lorenzo Coll Loshuertos es un budoka, maestro profesional de Aikido, nacido en Mallorca en 1976. 

 

Inicia su estudio de las artes marciales en 1985, a la edad de 9 años, a través del Karatedo. En 1992 ingresa en el Club Balear de Karate y en 1997 obtiene el cinturón negro en dicha disciplina. 

 

En 1999 se inicia en la práctica del Aikido. Durante varios años practica bajo la línea de estudio de Hikitsuchi Michio sensei, a través de Gerard Blaize sensei de Francia. En 2016, siendo cinturón negro tercer dan, comienza la enseñanza del Aikido, creando un Dojo en la localidad de Sineu, un pueblo situado en  el centro de la isla de Mallorca.

 

En el año 2018, conoce a Endo Seishiro sensei a través de Luís Mochón sensei, alumno de éste, el cual se convertirá en su maestro a partir de ese momento. Esto supone un punto de inflexión en su búsqueda del Aikido. El grupo de Sineu continúa creciendo y decide abrir un nuevo Dojo en la capital, Palma, con la idea de crear un espacio totalmente dedicado a las artes marciales japonesas, Budo.

 

Con ayuda de su padre construyó un Dojo de estilo japonés buscando un espacio que potencie el Aikido y las artes marciales como herramientas de perfeccionamiento de las personas. Éste es también el momento en que comienza a dedicarse profesionalmente al Aikido, a su estudio y a los viajes nacionales e internacionales practicando con maestros de máximo nivel. Su objetivo en estos años se centra en crecer para poder transmitir su experiencia en los Dojos que dirige.

 

En 2019 viaja a Japón donde practica en los Dojos que han sido referentes en su evolución dentro de esta disciplina, visitando Shingu Dojo, construido por Hikitsuchi sensei y O’Sensei Morihei Ueshiba, Fundador del Aikido, al sur de Japón; Saku Dojo, de Endo Seishiro sensei, donde conoce a Kaname Ariga sensei, y Hombu Dojo, en Tokyo, donde practica con el nieto del Fundador, Moriteru Ueshiba.

 

A su vuelta entra a formar parte de la Spain Aikikai, representante del Aikido Aikikai en España, bajo la supervisión del Aikikai Hombu Dojo de Japón y la Federación Internacional de Aikido.

 

Desde entonces, y con más de treinta años de experiencia en la práctica del Budo, continúa con el estudio del Aikido junto a sus compañeros de viaje, disfrutando del tatami y manteniendo siempre un espíritu de aprendizaje.

Aikido - Lorenzo Coll

CM: ¿Qué significa la palabra Aikido?

Llorenç Coll Sensei: Aikido es una palabra japonesa compuesta por tres ideogramas: «Ai» que significa armonía, «Ki» que significa energía y «Do» que significa camino. Se puede traducir como el camino de la armonía con la energía.

 

CM: ¿Podrías explicarnos qué significa para ti el Aikido?

LCS: Para mí Aikido es Budo, una forma de estar en el mundo, de conectar con el momento presente. Es una forma moderna de Budo, buscando la conexión con la vida.

 

CM: ¿Cuáles son sus fundamentos?

LCS: El Aikido busca la armonía dentro del conflicto. Para ello trabaja con las energías que aparecen en el instante, que en el tatami reproducimos a través del encuentro físico. Los fundamentos del Aikido son conexión, unión y no resistencia. Uno se amolda, se adapta, en ocasiones con solidez, en otras cediendo, según el momento. Esto es importante.

 

CM: ¿Podríamos hablar realmente de ataque y defensa?

LCS: Si profundizamos lo suficiente, podemos hablar de ataque en Aikido. O’Sensei Morihei Ueshiba, el Fundador del Aikido, decía que Aikido es “irimi” y “atemi”, entrada y ataque. Esto es difícil de comprender al principio, porque el Aikido busca la armonía y la paz y no entendemos cómo es posible esto a través de las artes marciales. O’Sensei desarrolló su arte a partir de los Budo antiguos y sus movimientos se basan en dichas artes, aunque su finalidad es distinta. 

Aikido, ConCiencia Magazine

Encontrar la armonía en el conflicto requerirá, en ocasiones, entrar hacia el centro del compañero y en otras ceder para que su ataque encuentre un vacío. Siempre requerirá una acción por nuestra parte que equilibre la situación y neutralice el ataque. Esto a veces se confunde con la idea de defensa. Aikido se difunde muchas veces como un arte defensivo. En mi opinión no es así. Es cierto que evitamos que nos dañen y evitamos dañar a otros, pero hay un trabajo más profundo a nivel interno, sobre la propia intención. Si hablamos de armonía, no podemos abarcarlo desde un aspecto defensivo ya que defender sería rechazar y el Aikido trata de aceptación y unión.

 

CM: ¿De qué manera lo transmites y enseñas?

LCS: Estudio y enseño. La palabra sensei significa nacido antes, pero el sensei es un aprendiz toda la vida. Transmito lo que he aprendido y aprendo cada día en el tatami en cada encuentro con los alumnos. Aikido es conexión, requiere de caminar juntos en una búsqueda. Mi forma de enseñar ha ido cambiando. Ahora intento que el grupo trabaje para profundizar en aspectos básicos que pueda aplicar en el encuentro con el otro. Pienso que las técnicas de Aikido son ejercicios para lograr esto. Me gusta la idea de que los alumnos puedan llevarse una experiencia que puedan incorporar como propia en su día a día. Por otra parte, Aikido es un proceso lento, un pulimento continuo y es necesario afrontarlo con mentalidad de esfuerzo. Hay que poner alegría y energía en la práctica, calmar el ego y disfrutar de cada experiencia, incluso cuando las cosas no salen como uno querría.

 

CM: ¿En qué se diferencia el Aikido de otras artes marciales?

LCS: Creo que la base del Aikido no es muy distinta al resto de artes marciales. Practiqué Karatedo muchos años antes de iniciarme en el Aikido, durante mi infancia y juventud. Todo lo que aprendí entonces sigue vigente a día de hoy para mí. Uno de los aspectos que en mi opinión diferencian el Aikido es que deja claro desde el primer momento que el objetivo no es la lucha. Las técnicas de Aikido tienen su origen en la lucha, pero el arte del Aikido no va de eso. No hay enemigos en Aikido. Es un arte para unir. En todo caso, si hay un enemigo, es uno mismo.

Por: Laura Costa · Equipo ConCiencia Magazine

¿Quieres conocer más?

Otros Artículos de Interés …

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Aikido, camino de armonía. Parte II | ConCiencia Magazine - […] continuación de nuestro artículo anterior, seguimos profundizando en este bello arte de la mano del Maestro Lorenzo […]

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.