Por: Jorgé Xibillé Muntaner

El 2020 no ha sido un buen año para los usuarios de los espacios naturales de la isla de Mallorca, especialmente los relacionados con la “Serra de Tramuntana”. Parece que la pandemia y la limitación de actividades a la que nos hemos visto abocados, han propiciado un incremento nunca visto de personas que han convertido la naturaleza en su única válvula de escape ante tantas prohibiciones.

Los atascos en la Sierra, que habían sido puntuales y circunscritos a épocas de nevadas en las que acudíamos en masa a la montaña para contemplar este bello espectáculo, se han convertido en algo habitual todos los fines de semana. Resulta imposible acceder a muchas de las zonas clásicas del excursionismo por la imposibilidad física de aparcar los vehículos en los pocos espacios habilitados para ello que hay en las carreteras de Tramuntana. Parece como si de repente la isla se nos hubiera quedado pequeña.

Se han tenido que cerrar tramos de carreteras como la que une el municipio de Bunyola con el valle de Orient cuando se ha producido el surgimiento del agua en el Salt del Freu del torrente de Coanegra ante la avalancha de visitantes que con sus vehículos han colapsado la entrada de este espacio natural. También algunos alcaldes de otros municipios de la Sierra han solicitado que se limite la entrada de coches en sus términos municipales los fines de semana.

Parece que el modelo de transporte individual en este espacio que ha funcionado hasta la fecha se está convirtiendo en algo difícil de manejar, pero ante el cual las administraciones demuestran su incapacidad para encontrar alternativas que lo sustituyan.

Y no es lo único, porque sin ser nada desdeñable este problema, las soluciones propuestas por estas mismas administraciones casi siempre suelen ser las de imponer mayores restricciones por lo que las malas noticias para los escaladores, montañeros y amantes de la naturaleza en general no paran de aparecer. 

Poco a poco se van decretando nuevos impedimentos para el disfrute responsable de los espacios naturales de la Sierra. Se están retomando proyectos de regulación como el cierre de la carretera al Port de Valldemossa, similares a las existentes al faro de Formentor, sin alternativas para los practicantes de deportes de montaña, la posibilidad del cierre del acceso a la cima del Puig Roig, agresivos proyectos como la urbanización, talado de grandes zonas boscosas y supresión de caminos destinados al paseo de la ciudadanía en el Ponent de Palma, el bloqueo y la clausura de espacios donde dejar los coches sin la alternativa a un trasporte público eficiente, la inacción de la Administración ante la usurpación de 300 caminos públicos solo en la isla de Mallorca, la persecución continuada del sector de la escalada, etc. La lista es bastante larga.

Sin embargo, resulta bastante contradictorio que, ante esta avalancha de restricciones para el uso de los espacios naturales, las plazas turísticas no cesen de crecer. Si en este año 2020, en el que la afluencia de turistas ha sido mínima, ya nos encontramos con estos problemas de saturación, no es comprensible el incremento continuado de las mismas.

sierra tramuntana, jorge

A pesar de que el PIAT (Plan de Intervención en Ámbitos Turísticos) aprobado por el Consell Insular de Mallorca en el año 2018 prevé una disminución de unas 130.000 plazas turísticas para pasar de las 430.000 actuales a unas 310.000, lo único cierto es que en los últimos cinco años se han otorgado casi 80.000 nuevas licencias, según denunciaba hace pocos días D. Jaime Adrover de la entidad ecologista “Terraferida” en una entrevista publicada en el diario “Ultima Hora” el día 23/01/2021.

Todos estos elementos hacen que parezca que nos encontramos un poco ante la tormenta perfecta en lo que se refiere al uso de los espacios naturales por parte de los residentes y de los visitantes de la isla y que las soluciones propuestas siempre vayan encaminadas por una parte a incrementar el número de visitantes y por la otra a imponer mayores restricciones.

sierra tramuntana, jorge

Nos ponemos en contacto con Robert Busquet de la plataforma UNITS PER CONSERVAR que aboga por un uso compartido y responsable de los espacios naturales compatible con la conservación de los mismos, pero evitando las prohibiciones radicales. Nuestra intención es la de intentar tener un punto de vista diferente en cuanto a la posible solución a los problemas enunciados anteriormente.

Conciencia Magazine- ¿Cómo ven Uds. la saturación de la sierra de Tramuntana por los vehículos los fines de semana? ¿Tendremos que empezar a hacer turnos para salir a la montaña? O por el contrario, ¿creen que tiene solución?

 

R.B.- Desde luego que existen soluciones, aunque no se va a conseguir con los actuales planteamientos que la Administración propone.

¿Qué proponemos desde Units? 

– Diversificar, interconectar y restaurar todos los caminos públicos existentes y recuperar los usurpados.

– Modificar la Ley de Caminos y rutas senderistas para que la Administración actúe de oficio cuando tenga constancia de la usurpación de un camino público, sea pasada, presente o futura, por gestiones propias o por la información facilitada por parte de la ciudadanía.

– Trasladar las competencias de los caminos públicos a sus respectivos Consells Insulares, así como los costes de su mantenimiento. Los beneficios económicos de una promoción adecuada repercutirían en decenas de millones de euros sobre los diferentes sectores económicos. Ya solo con la escalada, en lugar de aplicar una regulación tan restrictiva como la actual y sin renunciar a la parte conservacionista, se obtendrían más beneficios que con la caza y el ciclismo juntos, sin saturar el medio natural y sin cobrar tasas para acceder a las paredes donde se practica.

– Minimizar el impacto en el espacio natural de las fincas ahí presentes permitiendo que el sector rural se beneficie de su uso social promocionando servicios hacia el montañero y el turista de naturaleza como refugios de montaña, casas de colonias para jóvenes, zonas de acampada, avituallamiento, venta directa de producto local y visita del patrimonio cultural, entre otros puntos.

– Reducir la carga impositiva y la burocracia que actualmente se aplica a la payesía ayudándola y orientándola hacia una maximización de los beneficios obtenidos de la tierra y el aprovechamiento de sus instalaciones. La finalidad es convertirlas en explotaciones verdaderamente rentables por medio de la diversificación con la actuación de técnicos orientadores especializados a cargo de la propia Administración.

– Unificar las normativas que regulan los espacios naturales, facilitar su comprensión y entendimiento, aumentar la transparencia administrativa, mejorar la comunicación con el ciudadano y hacer partícipe a la juventud de una forma real, facilitando su acceso al medio natural y su relación con el sector agrario.

– Poner en marcha verdaderos proyectos de transporte público eficiente, rápido, económico y masivo como el que se propone desde Units con el acceso ferroviario directo al GR de Tramuntana, llevando el tren a localidades como Andratx, Esporles, Caimari, Alaró y Pollença.

– El despliegue de una verdadera red de aparcamientos ecológicos en la Sierra de Tramuntana y la mejora en la seguridad de los peatones.

– El aumento de puntos seguros de cruce para senderistas y turistas de naturaleza en las carreteras de Tramuntana, reduciendo las posibilidades de la utilización de esas vías para la realización de carreras ilegales de vehículos.

– El establecimiento de una red de pasos de fauna.

– La interconexión de senderos de acceso a vías de escalada y accesos a barrancos de uso deportivo con una red de caminos públicos y/o zonas de aparcamientos ecológicos, con el fin de no afectar a las fincas agrarias y darles la opción a la venta de productos para el avituallamiento de montañeros y turistas de naturaleza.

– La aplicación de un programa de acceso e interconexión a las cimas culminales de Tramuntana desde la red de caminos públicos.

– El aumento exponencial y la ampliación en la oferta de lugares de zonas de visita con el fin de evitar las tradicionales aglomeraciones en los pocos sitios que tradicionalmente se presentan en los foros turísticos y promocionales. Actualmente uno de los graves problemas de aglomeración que tenemos es que cada vez hay menos sitios donde se permite el acceso de visitantes, traduciéndose en una falsa sensación de invasión del espacio natural. Es un problema en el que la propia Administración es una de las principales causantes.

– Proponer Tramuntana como geoparque con el fin de que la ciudadanía interiorice su riqueza natural y presentarla como un referente turístico en ese campo. 

– Humanizar a la Administración y a nuestros gestores por medio de una aplicación real de la definición de la pirámide de la sostenibilidad, que es el equilibrio equitativo entre lo social, lo medioambiental y lo económico. Actualmente lo social se relega al olvido y lo económico solo ve en la protección excesiva una traba y esto debe invertirse. Hay cabida para todos los colectivos siempre y cuando se gestione adecuadamente y actualmente no se está haciendo.

C.M.- ¿Qué opinan de las últimas restricciones anunciadas, como la de proponer la prohibición de acceso a la cumbre del Puig Roig? Existen zonas de la península con mucha presencia de aves y se adoptan otras soluciones que hacen compatibles los usos ¿No existen alternativas al cierre de una cumbre?

R.B.- Sobre el Puig Roig existe una propuesta de la Administración para establecer en su cara sur una nueva zona de exclusión. El problema es que por el momento no hay una clarificación si realmente afectará a la ruta que da acceso a su cima y que se accede desde un camino que comienza en el cuartel des Carabiners y que recorre longitudinalmente esa cima hasta el collado que da acceso a Mossa. La Consellería ha trasladado a nuestro equipo que no afectará a la ruta que la circunvala, pero no tenemos garantías. Son dos rutas importantes y el miedo al cierre de otra cima es real. Ya hay varias montañas emblemáticas cerradas, entre ellas el propio Puig Major, que es la cima culminal de Mallorca.

Alternativas al cierre permanente las hay y existen en otros puntos tanto en la Península como en la propia Sierra de Tramuntana, pero nos oponemos a la posibilidad de que las dos rutas del Puig Roig estén afectadas. Tenemos esperanzas de que no se cierren al rozar la zona de seguridad perimetrada en la propuesta de la Administración, aunque por el momento en la propuesta que nos han entregado la baja calidad topográfica no permite dilucidar si se afectan o no.

C.M.- Desde su entidad defienden una modificación integral del PORN (Programa de Ordenación de los Recursos Naturales) que es la normativa básica que rige los espacios naturales de nuestra comunidad, por medio de una Iniciativa legislativa Popular. Sin embargo, hace pocos días han presentado diez puntos para su modificación puntual ante la Consellería de Medio Ambiente. ¿Han cambiado de opinión?

R.B.- No hemos cambiado de opinión en absoluto, al contrario, hemos incluido en nuestras propuestas las inquietudes sobre el proyecto de modificación del PORN que ha presentado la Administración. A principios de enero presentamos un pequeño dossier con estas 10 propuestas a la Administración y que suman hasta 16 si incluimos las alegaciones a la propuesta de Medi Ambient que volvimos a entregar hace pocas semanas.

Estamos esperando a analizar el documento final del anteproyecto legislativo para presentarlas nuevamente y será en breve. Aunque parezca que lo que presentamos sea poco ambicioso es fruto de un acuerdo entre nuestro equipo y la Consellería a finales de 2019, para nada renunciamos a nuestra propuesta original de modificación del PORN de Tramuntana de 300 páginas que hemos ido presentando estas últimas dos legislaturas.

sierra tramuntana, jorge

C.M.-¿Qué proponen con estas diez modificaciones puntuales?

R.B.- Más bien 16, que son las que finalmente se han presentado tras la propuesta del Govern.

Cinco son sobre el articulado de esa propuesta, entre ellas dos para el reconocimiento del patrimonio natural, una concreción sobre las zonas de exclusión, el acceso permitido a Cala Castell fuera de la época de nidificación de aves, sin los cupos planteados y solo cupos limitados en esas épocas de cría al encontrarse los nidos a una distancia razonable, una protección añadida sobre los derechos de propiedad intelectual de los estudios autorizados en las zonas autorizables.

En cuanto a la zonificación planteada por parte de la Administración presentamos otras cuatro alegaciones. Uno es la catalogación del perímetro inmediato de Cala Castell como zona de uso compatible, sin invadir la zona de reserva integral, la eliminación de la figura de reserva especial en los tramos coincidentes de las rutas de acceso al castillo y a Cala Castell, una revisión de las paredes de escalada de ciertas zonas de Formentor, la revisión del Puig Roig para que la zona de exclusión propuesta no interfiera en la ruta de la cima y en la de su circunvalación, que por lo que parece podría ser factible, además de la reapertura de las rutas del Puig Major respetando el resto de la zonas de exclusión y de reserva integral.

Y como propuestas puntuales presentamos otros siete puntos. La descatalogación de las rocas de las zonas de baño en el Port des Canonge, una revisión de la ruta de acceso al Massanella desde el Coll des Prat, parcialmente operativa, la descatalogación de apenas 20 metros de la zona de exclusión del esperón de la Cova de Ses Bruixes para poder observarla y fotografiarla desde cierta distancia, la reapertura del barranco de Comafreda, que ya era un torrente escuela para barranquistas, con la misma regulación que en otros cauces donde se practica el descenso deportivo de cañones en Mallorca, la modificación del trazado de la zona de exclusión del Torrente dels Ferrerets para hacerlo coincidir con el de la medidas cautelares de contención del hongo de la quitridiomicosis, lo que permitiría nuevamente el acceso a la Torre de Lluc, a Cala Porxo y a Cala Codolar, también la descatalogación como zona de exclusión de la zona de baño de Ses Puntes ubicado en es Port de Sóller. Además, incluimos un principio de acuerdo que tuvimos en 2019 con la Consellería sobre el cobro de tasas en la práctica de deportes de riesgo en Tramuntana.

C.M.-¿Tienen previsto reunirse con algún representante de la Consellería de Medio Ambiente?  ¿Son optimistas en cuanto al resultado?

R.B.- Si, teníamos previsto reunirnos, de hecho estamos en contacto desde hace escasos días, pero por vía telefónica por la situación de excepcionalidad sanitaria que vivimos actualmente. De todas maneras, ya en 2019 el actual Director General d’Espais Naturals i Biodiversitat, el Sr. Llorenç Mas, ya se comprometió a mantener un contacto fluido con nuestra entidad y a pesar de un largo parón debido a la pandemia, lo hemos vuelto a reanudar recientemente.

Aún así tenemos esperanzas de volver a poder contactar nuevamente con ellos una vez presentadas otra vez nuestras alegaciones, esta vez sobre el anteproyecto. Y sí, somos optimistas en el resultado. Sabemos que no lo conseguiremos todo pero por poco que sea, algo se habrá conseguido y por ello no podemos dejar de trabajar.

C.M.-La plataforma de UNITS PER CONSERVAR va creciendo y se va afianzando. Acaban de poner en marcha su página web. ¿Cómo podemos acceder y qué contenidos podemos encontrar en ella?

R.B.- La web se inauguró hace escasas semanas. Fue un desafío técnico y de diseño muy ambicioso, desarrollado enteramente por parte de compañeros de nuestra plataforma y que aún se encuentra en un largo proceso de creación e innovación. Pretendemos que sea una experiencia de navegación única para sus visitantes con la posibilidad de hacer un seguimiento a través de diversas redes sociales y chats telefónicos. Se accede marcando la dirección https://units.es/

Una de las cosas de las cuales nos podemos enorgullecer es de la gran cantidad de sectores y colectivos que abarca nuestra entidad, empezamos con el sector de la montaña y acabamos incluyendo a otros como caballistas y navegantes, el sector energético, movilidad, ciudad, costa y litoral. Recientemente ya hay compañeros trabajando con salud, educación y economía. Nunca pensamos que llegaríamos a abarcar tanto, siendo previsible que en un breve espacio de tiempo abarquemos la parte patrimonial y cultural balear. Es un proyecto ilusionante y abierto. 

Agradecemos a Robert Busquet su amabilidad para contestar a este cuestionario. Con su opinión y la de la plataforma que representa, podemos ver que existen otras opciones para un uso razonable y compartido del medio natural compatible con su preservación. Les deseamos que tengan éxito con las iniciativas que tienen en marcha.  Gracias y hasta una próxima ocasión. 

Jorge Xibillé Muntaner. ConCiencia Magazine

Jorgé Xibillé Muntaner