Jopela sobre la arista de la West Buttres.

Por: Jorge Xibillé M

ASCENSION AL MCKINLEY-DENALI

Después de la tormenta. Bajando los heridos.

A esta gran montaña los nativos siempre la han llamado “Deenaalee” (Denali), que quiere decir “El grande”. Obviamente el nombre no podría ser más acertado porque nos encontramos ante la montaña más alta de Norteamérica que, con sus 6.194m y 5.500m de desnivel desde su base es de proporciones Himaláyicas. Está situada en el macizo central de Alaska, a escasos 100 km del Círculo Polar Ártico.

mapa américa con mcKinley

Ubicación de la montaña en un mapa de Norteamérica.

Cuando en 1867 el gobierno de los EEUU le compró este territorio a Rusia por 7.200.000 dólares a la gente le pareció una cantidad desorbitada y un despilfarro de dinero, pero pronto apareció el oro en la cuenca del río Jukón y la historia cambió.  Y han sido precisamente los buscadores de oro los que han marcado la historia de la conquista de esta montaña.

Uno de estos buscadores llamado William Dickey, en 1896 llegó hasta el borde exterior de los glaciares que rodean esta montaña y la “bautizó” con el nombre de Mckinley, quien en aquel año era sólo el candidato republicano a las elecciones presidenciales americanas. Finalmente las ganó y acabó convirtiéndose en el 25º presidente de este país.

Seguramente la propuesta de Dickey no hubiera tenido mayor recorrido si no hubieran asesinado a Mckinley en al año 1901. El senado USA oficializó este nombre en el año 1917 en honor al presidente asesinado.

Pero lo cierto es que nos encontramos de nuevo ante la soberbia del hombre occidental que cree que nada existía antes de que él lo hubiera visto. Porque lo cierto es que para los pueblos nativos de Alaska esta montaña ya tenía un nombre, por lo que desde el año 1975 el gobierno de este estado ha insistido para que se recupere la denominación nativa de “Denali”.

Finalmente, en el año 2015 Barak Obama en una visita a la región confirmó el cambio de nombre.

Ascención al McKinley

Preparando el equipo. Salimos hacia campo 4

Esta montaña presenta dos cumbres diferenciadas separadas por una ancha cuenca de hielo, el glaciar Harper. La cumbre norte mide 5.934m y la cumbre Sur 6.194m y es la que marca la parte más alta de esta montaña.

El final de esta cuenca que separa las dos cumbres ocupada por el glaciar Harper acaba en una cascada de hielo y se inicia otro larguísimo glaciar que se desplaza primero hacia el este y después hacia el norte. Es el glaciar Muldrow que acabará convirtiéndose en el río Mckinley, en las proximidades del lago Wonder.

Ascención al McKinley

La West Buttres es una pared de nieve con inclinación de 45 – 50 grados.

 

Esta era la ruta inicial que emplearon los pioneros para ascender a esta cumbre. Era un itinerario larguísimo. Primero por la lengua helada del glaciar portando en trineos todo el material necesario para el autoabastecimiento, sorteando grandes bloques de hielo y profundas grietas y después más arriba, por la denominada arista Karstens que les conducía hasta la cuenca ocupada por el glaciar Harper, entre las dos cumbres. El desnivel que superaban era de más de 5.000m desde la base de la montaña.

Los primeros en ascender a la cima norte fueron los buscadores de minas Anderson y Taylor el 10 de abril de 1910, que hicieron la ruta por el glaciar Muldrow y la arista Karstens.

Posteriormente, el 7 de junio de 1913 se coronó la cumbre más alta, la Sur, no sin antes pasar una gran odisea en la arista Karstens, pues los montañeros se encontraron con la arista derruida por unos fuertes terremotos que habían tenido lugar el año anterior, lo que les obligó a tallar escalones en el hielo desde los 3.400m, en la cabecera del glaciar Muldrow, hasta los 4.800m de la cuenca superior en el glaciar Harper.

En esta ocasión fueron cuatro montañeros los que lograron esta proeza: Harper, Karstens, Tatum y el jefe de la expedición Stuck, dándose la circunstancia de el primero en llegar fue Harper, un nativo de Alaska, lo que supuso una cierta justicia poética con esta montaña.

Esta ruta de los pioneros ha caído en desuso desde que en 1947 Bradford Washburn propuso una ruta más corta por el glaciar Kahitina que está situado al Oeste de la montaña, en la vertiente orientada hacia la capital Anchorage. Es la denominada “Ruta Normal West Butress”. Para ello fue necesario conseguir que una avioneta aterrizara en el hielo del glaciar con unos esquís especiales para las ruedas del avión, algo que no se consiguió hasta el año 1951. El 13 de julio de ese año Washburn consiguió hacer cumbre por esta ruta y desde entonces se ha convertido en la ruta normal de ascenso. 

Las fechas más habituales para intentar hacer cumbre se sitúan entre el 15 de mayo y el 30 de junio, temporada durante la cual “los Rangers” permanecen en el campamento nº II o “Campo Médico” y mantienen en buen estado las cuerdas de seguridad que se emplean para subir.

Ascención al Mckinley

Campo 2 – Médicos evacuando con un herido.

También hay montañeros experimentados que lo intentan antes de estas fechas, pero se encuentran la ruta sin equipar o con equipamiento del año anterior (que es mejor no emplear), la huella sin trazar y muy poca gente, lo cual obviamente tiene mucho encanto, pero también dificulta la ascensión.

Otra de las ventajas de hacerlo antes del 15 de mayo es por el clima. Antes de mayo el tiempo es más seco y  estable pero también más frío. A medida que avanza la temporada el frío disminuye, pero aumenta la humedad lo que se traduce en más tormentas y nevadas. Hay que tener en cuenta que el Denali está relativamente bastante cerca del mar.

El recorrido más habitual para acercarse a la montaña es llegar en avión hasta la capital Anchorage y de allí desplazarse hasta la población de Talkeetna que es la puerta del Parque Denali. Allí están los Rangers que han de validar los permisos y desde donde se toma la avioneta que ha de depositar a los montañeros en el glaciar Kahitina.

ASCENSION AL MCKINLEY-DENALI

Las 7 cumbres.

Esta ascensión forma parte del reto emprendido por nuestro colaborador José Mª Álvarez “Jopela”, denominado de “Las siete cumbres”, consistente en coronar la montaña más alta de cada continente: El Elbruz en Europa, El Everest en Asia, la Pirámide de Karstens en Oceanía, el Kilimanjaro en África, el monte Vinson en la Antártida, el Aconcagua en Sudamérica, y por último el Mckinley o Denali en Norteamérica.

Jopela lo intentó en dos ocasiones, la primera en el año 2004 y la segunda en el año 2006, pero lamentablemente en ambas ocasiones las condiciones meteorológicas le impidieron conseguir este objetivo.

 

Jorge Xibillé Muntaner. ConCiencia Magazine

Jorge Xibillé Muntaner

Quiero seguir leyendo…