En este artículo entrevistamos a Laura García, una mamá emprendedora y primeriza, como ella misma se describe y añadimos muy risueña y luminosa como cualidades que enseguida hemos captado de ella. 

Hace unos diez años fue diagnosticada de cáncer de mama, el cual superó, pero pensó que nunca podría convertirse en madre. La vida le demostró lo contrario. Hoy es mamá de una hermosa niña de quince meses. La maternidad cambió su visión de la infancia y empezó a interesarse por el desarrollo infantil y la crianza consciente. 

A raíz de estas investigaciones descubrió la Comunicación Temprana Gestual. Muchas gracias, Laura, por descubrirnos esta forma de comunicación con nuestros bebés antes de que puedan hablarnos. 

Diez deditos -

C.M ¿Por qué utilizar la Comunicación Temprana Gestual y desde que edad la podemos aplicar? 

Laura García: La Comunicación Temprana Gestual también denominada Baby Signing nos permite comunicarnos con nuestro bebé a través de signos antes de que éste pueda hablar. Desde que nacen, los bebés se comunican con distintos gestos pero hasta los dos años no tienen un desarrollo fonológico pleno. Baby Signing es un canal de comunicación para poder satisfacer sus necesidades. 

Lo ideal es comenzar a utilizarlo entre los 6 y 9 meses. Hay varias señales que nos indican que es un buen momento para comenzar a signarle: que el bebé ya se sostenga por sí solo sentado, que mueva las manos con intención de comunicarse, señale cosas, sonría… 

C.M ¿Con qué lengua de signos se inicia la técnica de Baby Signing? 

Laura García: Se inició con la lengua de signos americana pero se puede adaptar a cualquier lenguaje de signos existente. Son gestos muy intuitivos y simbólicos, adaptados para las capacidades motoras de los bebés. Nosotros como adultos lo hacemos sin darnos cuenta como señalar la hora, comer, pedir silencio… 

C.M ¿Qué beneficios aporta Baby Signing? 

Laura García: Aporta numerosos beneficios: 

– Les ayuda a adquirir mayor vocabulario 

– Se reduce la frustración de no ser entendido y las rabietas 

– Refuerza su confianza, autoestima y autonomía

– Potencia el desarrollo intelectual 

– Refuerza el vínculo afectivo con los padres y los familiares con los que se comunica

– Fomentar el desarrollo motriz

– Les aporta capacidad de decisión 

– Se sienten más felices

Desde pequeños les enseñamos distintos gestos: a saludar, a tirar un beso… ¿Por qué no enseñarles gestos para que se puedan comunicar? No aporta nada negativo, todo son beneficios. 

C.M ¿Cómo empezamos a enseñar a signar al bebé? 

Laura García: Es sencillo. Necesitamos repetición, paciencia y constancia. Acompañamos la palabra y el signo a la vez con frases cortas. Se repite la palabra varias veces de diferente manera. Es muy importante que se le muestre el signo en concordancia con la acción que estamos realizando. Por ejemplo, si le estoy enseñando a signar la acción de comer le puedo decir: “Cariño,¿tienes hambre? ¿Quieres comer? ¡Ah, qué bien, vamos a comer!” Y cada vez que pronuncio “comer” lo acompaño del signo. Es recomendable introducir los signos poco a poco 2, 5 o 10 como máximo . Lo aconsejable es empezar por aquellos signos de cosas que hagamos a diario, por lo que los signos de las rutinas y las necesidades básicas (comer, bañarse, pañal, dormir…), suelen ser ideales para comenzar ya que son acciones que repetimos cada día y serán más fácil interiorizarlos y reproducirlos. 

C.M ¿Cuánto tiempo tarda el bebé en aprender a signar? 

Laura García: Siempre hay que tener en cuenta el desarrollo de cada bebé. Normalmente empezamos a introducir signos entre los s 6-9 meses y los empieza a devolver poco a poco. Hay que tener en cuenta que sobre los 9-12 meses se cumple un hito en la etapa del desarrollo del bebé que es cuando comienza a caminar por lo que necesita poner toda su atención en ello. Perderá en este período el interés por signar y mover las manos ya que toda su energía está concentrada en mantener el equilibrio para poder lograrlo. No hay que desistir porque una vez pase esta fase volverá a interesarse por signar. 

C.M ¿Qué hacemos cuando le enseñamos al bebé un signo y lo realiza de forma diferente?

Laura García: No esperemos que el bebé nos devuelva el signo tal y como es en realidad, sobre todo al principio. Hay que ponerle un poco de intuición. Cuando nos devuelve el signo de otra manera nosotros lo volvemos a repetir correctamente diciéndole por ejemplo: ”¡Ay, qué bien, quieres decir esto!”, dándole siempre una valoración positiva. Nos basamos en la crianza respetuosa y por lo que nuestro mensaje tiene que ser positivo. 

Diez deditos -

C.M ¿Cómo potencia Baby Signing el vínculo afectivo entre el bebé y sus padres? 

Laura García: Lo refuerza porque le estás dedicando un tiempo especial, le enseñas los signos, es un momento en el que hay una conexión entre los dos puesto que hay una mayor atención.. Como padres, es una gozada poder comunicarte con tu bebé antes de que hable y la magia que se crea en ese momento… Y si además de mamá y papá le signan más familiares y amigos, se abren más canales de comunicación. 

C.M ¿Es buena idea enseñar Baby Signing a través del juego? 

Laura García: El juego es un canal de aprendizaje importante. Puedes signarle una canción, un dibujo, un libro… También se pueden utilizar flashcards, que son unas tarjetas a color donde por una cara se muestra la imagen del concepto que representan y por la otra la foto de cómo se hace el signo con la explicación. Hay un amplio abanico para poder signar a través del juego. 

C.M ¿El uso de signos en la comunicación con un bebé interfiere en su desarrollo de la lengua oral? 

Laura García: Esta es una pregunta que muchos padres formulan en las formaciones. Todo lo contrario. Baby Signing es un potenciador del habla de forma exponencial porque al comunicarnos con ellos, les ampliamos vocabulario y les exponemos más veces a la repetición de la palabra. 

Diez deditos -

C.M ¿En qué ámbitos además del familiar sería beneficioso introducir Baby Signing? 

 Laura García: Actualmente hay numerosos estudios sobre los beneficios de la Comunicación Temprana Gestual. En EEUU, Suecia y Reino Unido este método de comunicación es ya muy utilizado en las escuelas infantiles y en España se está empezando a aplicar. Se ha comprobado que en las aulas que signan los niños se encuentran más calmados porque pueden comunicarse con la educadora y entre ellos, fomentando así la sociabilización y las relaciones positivas con el entorno. 

También se puede aplicar con niños con necesidades especiales como Síndrome de Down, TEA (Trastorno del espectro autista) o trastornos del habla.Aquí se abre una puerta muy grande para estos niños, porque reducen la frustración, las rabietas y los comportamientos agresivos que les crea la incapacidad de comunicarse. 

No obstante, habrá que valorar cada caso ya que no siempre es apto para todos los tipos de autismo, ya que necesitamos que el niño fije la mirada, interactúe con nosotros… 

En este caso se trabaja con la lengua de signos materna propia del país, no la americana. Baby Signing permite una comunicación abierta y bimodal ya que combina el signo que represento con las manos con el lenguaje oral. Se establece una comunicación visual, auditiva y gestual simultáneamente. 

C.M ¿Alguna anécdota emotiva con Baby Signing que nos puedas contar? 

Laura García: ¡Claro! La primera vez que signó nuestro bebé. Estábamos los dos, el papá, yo y a la niña, no le tocaba aún el biberón pero estaba inquieta y empezaba a llorar. Al preguntarle qué quería hizo el signo de leche con su manita. Y le dijimos: “¿Leche?, ¿Quieres leche? ¡Y empezó a sonreír! Le preparamos un biberón y se quedó muy contenta. Fue un momento mágico en el que pudimos entendernos y que afortunadamente se ha repetido muchas más veces. Poder compartir y conocer lo que le pasa por la cabeza a tu bebé es algo maravilloso. De ahí que quiera compartir esta herramienta con el resto de padres. ¡Tienen tanto que decirnos! 

Para seguir descubriendo este apasionante canal de comunicación podéis encontrar a Laura en Instagram (cuéntame_ bebe),  Facebook (Cuéntame bebé) o vía email: cuentamebebe@gmail.com

Desde ConCiencia Magazine queremos agradecer a Laura García  su exposición sobre el lenguaje de signos con los bebés, su experiencia y sus enseñanzas.