Por: Pablo Estebala

¿CONOCES LA IMPORTANCIA DEL EJERCICIO FÍSICO EN LA SALUD MENTAL?

Es bien conocido por la población que debemos hacer ejercicio físico; sin embargo, todavía no se le da la importancia que tiene. A pesar de que cada vez hay una mayor concienciación de su importancia y de los beneficios que nos aporta, aún existe cierto pensamiento de que el ejercicio físico sirve para no engordar y no vernos mal a nivel físico.

La realidad del ejercicio va mucho más allá del aspecto físico. El bienestar físico con uno mismo debe ser la consecuencia de una mejora de nuestros hábitos diarios, de comenzar a realizar ejercicio físico de manera habitual, de crear un hábito. De hecho, muchas personas que realizan ejercicio físico habitualmente no se sienten con la misma vitalidad aquellos días que no lo realizan.

Son bien conocidos los numerosos beneficios sobre la salud que tiene la realización regular de ejercicio físico, como mejora de la salud cardiovascular ya que disminuye la presión arterial. De hecho, es uno de los tratamientos más eficaces para la hipertensión (incluso con mejores resultados que el tratamiento con medicamentos antihipertensivos), ayuda a regular el colesterol al disminuir el LDL y aumentar el HDL, disminuye los triglicéridos, etc. 

También mejora la salud del sistema respiratorio al mejorar la capacidad pulmonar, mejora nuestro sistema inmunitario y por tanto, aumentan nuestras defensas contra patógenos, virus etc. Disminuye la probabilidad de padecer diferentes tipos de cáncer e incluso nos ayuda a mejorar nuestro tránsito intestinal.

Otro de los beneficios que tiene la realización del ejercicio físico es la mejora de nuestra salud mental. Se considera uno de los principales protectores de nuestra salud mental y emocional, puesto que ayuda a reducir el estrés mediante la disminución de los niveles de cortisol (hormona principal en el control y sensación de estrés), mejora la memoria, la creatividad y el rendimiento cognitivo. Además, los estudios científicos muestran cómo el ejercicio físico es un potente tratamiento de enfermedades cognitivas como son el Alzhéimer, demencia, delirium e incluso para el tratamiento de la depresión, entre otras patologías que afectan al sistema cognitivo y sistema nervioso.

Se ha propuesto que el ejercicio físico aumenta la producción de neurotransmisores y aumento de la circulación sanguínea al cerebro junto con la influencia del eje hipotalámico-pituitario-adrenal, produce una mejora del sistema cognitivo. El aumento de comunicación y estimulación cerebral se ve reflejado en una estimulación del sistema límbico, el cual controla nuestra motivación y estado de ánimo. También estimula la amígdala cerebral que juega un rol importante en la generación de miedo en respuesta a un estrés externo y sobre el hipotálamo, muy importante en la memoria y también en nuestro estado anímico y de motivación.

El sistema opioide endógeno (propio del cuerpo) también juega un papel clave en la regulación de nuestro estado anímico y emocional, ejerciendo el  ejercicio físico sus efectos ansiolíticos a través del sistema opioide endógeno. La hipótesis de las endorfinas postula que la mejora del estado anímico y reducción del estrés, se debe al aumento de los niveles de las β-endorfinas (un tipo de opioide endógeno), que actúa sobre receptores cerebrales donde ejercen esta acción. De esta manera, cuando se realiza ejercicio físico, se produce un aumento de la secreción de dichas endorfinas aumentando su actividad a nivel del sistema nervioso central y periférico, induciendo un estado de euforia y produciendo un efecto analgésico.

Aunque estas teorías tienen un buen respaldo, aún se sigue investigando las causas directas por las que el ejercicio ayuda y mejora desórdenes cognitivos y de esta manera poder pautar y dar las mejores recomendaciones a cada persona, en base a sus problemas psicológicos y patologías que afectan al sistema cognitivo.

Como se puede observar, el ejercicio muestra múltiples beneficios. Cada vez hay mayor evidencia de la importancia que tiene la realización de ejercicio físico no solamente para mejorar el aspecto físico sino para sanar y mantener un cuerpo activo a nivel tanto físico como mental. 

Si el ejercicio pudiese prescribirse en forma de cápsula, sería el medicamento más recetado en el mundo.

Por: Pablo Estebala

Deportista, Nutricionista y Dietista