Puig d’Alarą y S’Alcadena. Fotografía por: Marcos Molina

Por: Vicente Segura Ybars

EL CULTO CENTRAL EN LA ACTUALIDAD: LA VIRGEN

La Virgen como Centro más allá de su carácter femenino, mundano y dualista.

Grabado mesopotámico

A pesar de toda la fuerte carga simbólica/mitológica que roza la superstición, el aspecto que define por excelencia a la espiritualidad local consiste en el culto a la Virgen María. Si nos fijamos, tal como hemos visto en el grabado Mesopotámico de Dilmun, es la energía femenina quien ocupa el lugar central en la disposición de los elementos (a parte de su respectivo pilar); es Ella quien conforma el resultado de la Unión, es Ella quien tiene la capacidad de transmutar la polaridad, es Ella quien define el resultado. Quien tiene el poder de cambiar el paradigma terrenal. El mundo en el que vivimos.

Según versa la tradición, entorno a Alcadena y al torrente de  S’Estorell, apareció la representación de una Virgen María: Así se cuenta, que un pastor sarraceno convertido al cristianismo, tenía pastando sus ovejas cuando se vio turbado por un gran resplandor que provenía de la montaña, frente a una cueva junto al torrente. Sorprendido dio aviso a los habitantes de Aiamams, Lloseta y Robines. Estos se acercaron y levantando una pequeña losa que la cubría, descubrieron la imagen de la Virgen María.  Dicha imagen, tras un tristemente típico y complicado litigio de propiedad entre las localidades vecinas, acabó como Sacro Icono de Lloseta.

Nótese el increíble paralelismo gráfico entre la lámina medieval de la Virgen de Lloseta y la fotografía de la Vimana del Puig de l’Ofre. ¿Cuán fácil sería confundir diversas experiencias extra-mundanas sin un adecuado sistema de pensamiento y vocabulario? ¿En cuántas incontables ocasiones a lo largo del globo podemos observar las mismas coincidencias? 

De esta leyenda, auténtico arquetipo extendido por todas las islas Baleares y Pitiusas, se desprende la necesidad social de un vínculo que permita establecer la continuidad del sagrado culto local, siendo como es el cristianismo una auténtica amalgama y síntesis de toda una multitud de viejos cultos, creencias y religiones del «viejo mundo». 

En este caso son los pastores (!) sarracenos, los cuales poseían una cierta continuidad cultural con la etapa previa, la cultura balearica o más comúnmente conocida como post-talayótica,(S. V a.C. ~ S. II d.C. Incluso hasta el S. VII d.C.), caracterizada a nivel religioso por el sacerdocio druídico; por lo que sería a nivel rural, pastoral, donde se produciría dicha continuidad. Al fin y al cabo se trata del Culto al Sagrado Femenino,...

 

Para seguir leyendo necesitas iniciar sesión y tener una suscripción activa!