En el mes de octubre 50% de descuento en la suscripción anual. ¿A que esperas? quedan:

Día(s)

:

Hora(s)

:

Minuto(s)

:

Segundo(s)

Emprendimiento y mujer

EMPRENDIMIENTO Y MUJER · Mónica García

Oct 1, 2020 | Emprendimiento

Por: Mónica García

Si me pidieran presentarme, diría lo primero que soy mujer. Con casi cincuenta años, madre de una jovencita maravillosa y, además, sí, soy emprendedora. Desde adolescente he llevado a cabo proyectos de emprendimiento.

 

¿Qué es emprender? Hay muchas acepciones, la propia RAE define el término. Tras leer mucho sobre el tema y asistir a infinidad de charlas, me quedo con esta definición: “Tener una idea que cubre una necesidad existente en el mercado y que sea lo suficientemente flexible para adaptarse a los cambios“. La gran pregunta: ¿El emprendedor nace o se hace?

 

Todo proyecto de emprendimiento comienza con el prólogo “Tengo una idea”. A menudo esa semilla surge por necesidad, por ejemplo; cuando estás harto de tu jefe, detestas tu empresa, quieres libertad de horarios o quieres demostrar a tus familiares y a ti mismo que puedes hacerlo. También, muy generalmente, cuando nos encontramos en situación de desempleo. Cuando sufres un despido, lo he vivido en carne propia, empiezas a vivir en una montaña rusa de emociones. Pasas por un momento de negación: “esto no me está pasando a mí “, frustración y decepción: “no sirvo para nada” y, sobre todo, muchísimo miedo: “¿qué voy a hacer ahora “.

 

Todos los sentimientos negativos inimaginables conviven contigo en este periodo. Se sale de ello y, tras todo proceso de duelo, hay un día en el que te preguntas: ¿Qué voy a hacer? ¿Buscar más de lo mismo? ¿Reoriento mi carrera? ¿Me reinvento? ¿Monto un negocio? Como mujeres nos enfrentamos a un desequilibrio de género en el ecosistema empresarial. La cifra de emprendedoras en España nos convierte en un mirlo blanco: ocupamos el 5% del total. No voy a entrar en la discriminación laboral que hemos sufrido y padecemos, sobre todo, en empleos por cuenta ajena. Tenemos inteligencia y tenemos talento. A veces, me cuestiono si somos nosotras nuestras propias saboteadoras. Esto daría para otro artículo. 

 

Toda mujer emprendedora tiene una misión clara, bajo mi punto de vista, que es luchar contra nuestro propio miedo de ser fémina en el territorio empresarial. Así como terminar con las etiquetas y las limitaciones. Todas y todos estamos incluidos en el campo del emprendimiento. Es fundamental perder los formulismos, no somos tarros de mermelada. Somos seres extraordinarios y nuestras ideas de negocio son diferentes y maravillosas. Seamos fieles a nosotras mismas, ésa es la verdadera libertad.

Vamos a ser francos: no todo el mundo está capacitado para emprender. La idea de montar un negocio está teñida, es cierto, de innegable romanticismo. De ese ideal a la realidad, no nos engañemos, hay un recorrido enorme de esfuerzos y sacrificios. Lo sé de primera mano ya que he vivido cerca de autónomos: abuela, padre, hermano, pareja, compañeros. El éxito es patrimonio de unos pocos de acuerdo a este dato demoledor: el 90% de los proyectos de emprendimiento fracasan antes de los cuatro años de vida. Y una se pregunta cuál es el motivo. 

 

Cuando tienes la idea y empiezas a preparar el desarrollo para arrancar, es vital encauzar los nuevos pasos a dar con consciencia, con una introspección para llegar a lo que da sentido a tu vida y saber, profundamente, a lo que de verdad queremos hacer y cómo lo vamos a ejecutar. Es lo que denomina Roberto Santos, CEO de NARUA, como Emprendimiento Consciente. En el proceso de arranque, cuando la idea aún está sin desarrollar, es preciso dedicarle al proyecto media hora diaria. Ser regular y constante. Ver crecer la idea y animarte con su desarrollo. Se necesita pasar tiempo con tu proyecto para enamorarte de él. 

 

Marcarse fechas de cierre y preguntarse todos los días qué tal va mi proyecto, cómo estoy trabajando, qué he hecho bien y qué he hecho mal, qué me falta, cuál es el motivo por el que procrastino, cuál es el cuello de botella, si me paralizo o me paralizan y qué o quiénes son los que no me dejan avanzar.

 

Con los pies en la tierra, es imprescindible que valoremos nuestros conocimientos:

  1. En la parte técnica: dominar perfectamente a qué me voy a dedicar.
  2. Competencias comerciales: puedes controlar tu negocio, pero como no tengas bases asentadas de marketing y ventas, hacemos un pan como unas tortas. Para mí es el pilar básico del conocimiento. Saber estrategias de marketing, cómo posicionar tu producto o servicio en el mercado es fundamental. Y si no sabes o no quieres aprender sobre ello, delégalo en una empresa externa, pero hazlo. Hacer visible tu producto es la clave. Saber cuándo hay oportunidades para hacer negocio, abrir bien los ojos y escuchar a tus clientes. Pendiente de cualquier novedad o tendencia y estar al tanto de lo que hacen tus competidores.
  3. Y la tercera pata, fundamental también, es saber gestionar diferentes áreas: personas, tanto si van a estar a tu cargo, como si son tus socios o proveedores. Ser productivo con el tiempo y las tareas. Un líder se caracteriza por su flexibilidad para adaptarse a las diferentes situaciones que van surgiendo en el día a día. Capacidad para tomar decisiones y asumir que habrá riesgos.

Una de las claves fundamentales al montar un negocio es la diferenciación. Ser creativo e innovador. Especializarse es otra de las piezas cruciales. Es complejo, pero no imposible. Esto lleva horas, esfuerzos y perseverancia, pero encontrar tu espacio en el mercado, en qué eres única y especial te abrirá nuevas perspectivas. Divulga tu idea: utiliza todos los canales a tu alcance para contarle al mundo entero tu maravilloso negocio. Conéctate con otras emprendedoras, apóyate en su experiencia, sus ganas y déjate llevar por su inercia.

Prototipo: Saca tu proyecto a pequeña escala y al menor coste viable posible. Que sea el mercado el que te diga si funciona o no. Si hay que hacer cambios, hazlos y prototipa de nuevo. La innovación es una fase clave.

Y para mí y así la he dejado para el final: la determinación.

Posiblemente sea uno de los quid para que tu negocio sea un éxito. La determinación es pasión y perseverancia para alcanzar metas a muy a largo plazo. Todo emprendedor tendrá momentos en los que se desinflará y querrá abandonar. La determinación es no pararse antes los muchos noes que se reciben. Es tener resistencia y aferrarse al futuro días tras día. Es el espíritu luchador que nos hace trabajar duro para hacer de ese futuro una realidad. Vivir la vida como una carrera de larga distancia, tener ganas y entusiasmo.

Y en este punto de lectura, os invito a la reflexión.

Mujer y emprendimiento

Miraos unas mujeres a otras, mujeres de diferentes generaciones. Si pusiéramos a una abuela, hija y nieta en una misma mesa, veríamos tres versiones muy diferentes de España. Mujeres de ayer y mujeres de hoy. Pertenezco a la generación Baby Boomer  y cuando entré a trabajar en Paradores, recuerdo ser la segunda mujer en la historia del departamento y cómo pasas por situaciones diferentes por ser del género femenino, como que te pregunten cuando te vas a casar, si vas a dejar el trabajo para dedicarte a tu marido y tu casa. Creo, sinceramente, que tener más mujeres en todas las instancias podrá traer más mujeres al tejerse relaciones de influencia y ofrecer un modelo a las mujeres más jóvenes.

Recordad que las mujeres enfrentamos enormes retos y, sin embargo, nos significamos y no tememos destacar en el terreno profesional.

“El cambio es la única constante”. Es cierto, lo único que es verdad es que todo cambia. Por ello, os animo a que penséis en grande, sin confiarse demasiado y cuestionándolo todo. 

“Entender que el fracaso no es lo contrario al éxito, es parte del triunfo”. Cierro este artículo con esta máxima de la Editora Jefe del Huffington Post. Creo que necesitamos, a menudo, estar dispuestos a fallar y empezar de nuevo. Como se aprende es haciendo.

Perdamos el miedo a emprender y hagámoslo desde la cabeza, pero también  con el corazón.

Por: Mónica García

Otros Artículos de Interés …

CREANDO HÁBITOS PARA EL ÉXITO

CREANDO HÁBITOS PARA EL ÉXITO

Equipo ConCiencia Magazine   Estos siete hábitos  nos ayudarán a ser más eficaces en nuestro trabajo, pero sin duda  también, en nuestra vida personal. 1 Sea proactivo. Asuma la responsabilidad de su vida y decisiones. Es la conciencia y una conducta responsable...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.