Por: Rosa Morales

20 de noviembre del 2020
Rosa, Palma de Mallorca
Sábado 21 de noviembre del 2020
Io Casino
El Jardín de la Paz (*0)
El Camp del Grasot, Barcelona.

España, 21. 11. 2010 21:02 h

IO Casino. ConCiencia Magazine

IO Casino

Artista

IO cuéntanos lo que pasó y está pasando en el panorama artístico desde tu experiencia vivida como artista que toca diversos campos, sonido, pintura, grabado, arte electrónico o la escritura.

Lo cierto es que nada ha cambiado mucho en los últimos milenios; si vemos el Arte como un acto creativo, todos somos artistas, cualquier acto de nuestro cotidiano contiene cápsulas de creación: cocinar, vestirse, decorar, escribir, coser y por supuesto bailar, dibujar o cantar. Creo que desde ese punto de vista la sociedad tiene más intereses creativos y conoce más herramientas para desarrollarlos, es intrínseco al humano.

Si miramos el arte desde una perspectiva profesional, hace cinco siglos, los artistas más talentosos podían ganarse la vida, había más oportunidades, basicamente porque éramos menos. Actualmente, con el auge de la tecnología, y sobretodo de la sobrepoblación, todo es un caos, ya nada es predecible, y todo es posible; para el mercado o las instituciones del arte, la muerte del artista es una garantía de estabilidad económica y de éxito. Un artista cotizado siempre está en peligro de muerte.

Así, el Arte, nada tiene que ver o ser con “el mercado del arte”, fíjate, muchos de los grandes artistas murieron en la pobreza. Mi teoría es que querían mucho a sus obras; para los artistas, nuestras obras son como nuestros hijos; no consiguieron desprenderse de ellas, darlos en adopción, imagino que también para ellos el arte nada tenía que ver con los circuitos mercantilistas, quedaban excluidos de los círculos de decisión o de poder, por ello su obra trascendió, por su autenticidad y el amor a las mismas.

La Cultura es “la Paella y la Pistola”, en definitiva: la memoria, la información que conseguimos transmitir de una generación a otra, fabricar una pistola o cocinar una paella; vamos hacia un momento decisivo en el que debemos escoger como especie nuestras prioridades, puede suceder que los efectos del cambio climático nos pillen desprevenidos, no somos lo suficiente realistas de la devastación que hemos provocando durante el último siglo. Somos depredadores en este contexto.

Ahora mismo hay un gran debate en los Museos de todo el mundo con la llegada del MeToo y el BlackLive’sMatter, los museos historicamente han sido promotores de ideas, artistas y promocionados por capitales que ahora ya no son ”del todo” lícitos, esto rompe muchos esquemas y pone en duda incluso la funcionalidad del propio Museo para muchos intelectuales; ya veremos qué pasará en el futuro.
Personalmente creo en los Museos y la función que cumplen, es la parte de la paella de la humanidad necesaria para mantenernos cuerdos, el alimento para nuestras almas. Hay una gran falta de líquidez en muchos sectores de la cultura institucional, debido a las emergencias pandémicas, el mundo del espectáculo está sufriendo la mayor crisis conocida en los últimos siglos; paradójicamente, hay mucha líquidez en el primer mercado de artistas muertos, preferiblemente, gracias a los negocios pandémicos de nuevo, Oubouros?

Esta dinámica es común en todos los sectores de nuestra sociedad. Hoy leía un artículo de la asociación ProPublica (*1) sobre la explotación laboral infantil en Estados Unidos (*2), me pareció insólito, pero esta es la realidad, las desigualdades sociales estan creciendo exponencialmente; morirán más personas de hambre, frio, pobreza y suicidio que del virus, millones.

 

En tiempos de cambios el arte es un reflejo social, como lo definirías en la supuesta crisis actual… tiene algo que decir?, se anticipa con patrones quizá a un cambio de paradigma social, político, humanista?

Si aplicas una visión sociológica, está claro que algo va a suceder, lo que no tengo claro es que camino tomará la realidad. Las nuevas generaciones son más autónomas y tienen más capacidad de autoaprendizaje, pero están esclavizadas por la pantalla y la inteligencia artificial.

La felicidad es un estado de la mente, que es poco distraído, decía Fu Ji; vivimos una realidad digital que mantiene nuestra mente distraída todo el tiempo.
Estamos perdiendo el “lectio continua” como dice Nicolas George Caar (*3) en su libro Superficiales (*4), no sé si esta pérdida se va a sustituir por otra cualidad mejor o definitivamente la pretensión es que necesitemos la máquina y la red como algo que forme parte de nosotros; ignorar una posible desconexión, por fallo o sobresaturación de la energía eléctrica, o sencillamente la inundación de los servidores que nos abastecen en las islas del pacífico; puede resultar devastador para estas generaciones dependientes de la inteligencia artificial. Empiricamente desconozco que relación tienen estas generaciones con la i.a., estoy convencida que enseñar a un sistema propio tiene sus dosis de dopamina y diálogo conceptual de conocimientos. Raimon Kurzweill seguro que nos podría explicar cosas que no sabemos en este campo.

Me sorprende mucho cuando voy a museos o centros de arte a ver exposiciones que «supuestamente» quieren poner en duda modelos sobre el propio arte en el aspecto social, la sociedad, etc. en estos casos se trata de “simulacros”; si hay que cambiar estructuras, métodos o buenas prácticas no es necesario hacer un simulacro sino hacerlo de verdad, cuando hay artistas que lo hacen de verdad no son reconocidos porque son muy incómodos, un ejemplo muy evidente es la práctica en lo referente a la contratación social y laboral del artista por las instituciones en el marco de estos simulacros mismos, es muy paradójico.

Los simulacros sobre el arte social, aún son más perversos y peligrosos para el débil, los expones. Tiene mucho que ver con la perversidad del marketing social.

Estamos entrando en un nuevo paradigma sin duda, lo que me preocupa realmente son las cifras de sobrepoblación del planeta, nacen muchos y pocos mueren, ya no cabemos. Hay empresas que están preparando el viaje al espacio, es el camino de una nueva colonización, creo que es consequencia de nuestro pensamiento reptil. Según la NASA hay una posibilidad de 3.000 millones tipos de inteligencia en el espacio exterior, si la humanidad tiene intención de colonizar, trabajo no le va a faltar.

Se está debatiendo el uso de robots autónomos para “borrar” humanos, se están aprovando leyes que lo permiten en muchos países, como en el nuestro; no hay control sobre la evolución de la inteligencia artificial ni la experimentación con el genoma humano, a ver si al menos los robots cotizan en la seguridad social para compensar el desempleo que va a generar este modelo.

Mi visión desde el último lustro es muy tecnoescéptica, el abuso que han hecho unas pocas empresas sin control sociológico, filosófico ni ético por parte de la humanidad es vergonzoso. Esto ahora mismo se está poniendo en duda. Ayer Rusia anunció que prohibirá conocidas plataformas sociales, Alemania lleva una década sancionando economicamente estas plataformas por el abuso de poder y de las libertades personales. A mi modo de ver, si las Naciones Unidas tuvieran sentido, representativa y democráticamente, hace tiempo que deberían haber tomado el control y revertir los beneficios de estas plataformas en mitigar las desgracias, promover la creatividad y el bienestar de los humanos; es una idea muy utópica y puede sonar naïf. La realidad es que las Naciones Unidas no son para nada representativas y además como la mayor parte de los círculos de poder son corruptas; este es otro de los paradigmas, clásico y arquetípico, la dualidad, el bien o el mal; el mal está fuerte y de ahí que las fuerzas de la luz necesitan de nuestro pensamiento correcto e iluminado para compensar tanta
oscuridad.

Veo que hay un regreso sociológico a la tierra; el autocultivo, el kilometro cero, esta situación me recuerda lo que ya escribió Joseph Proudhon en su libro Sistema de las contradicciones económicas o Filosofía de la Miseria, en el exilio de 1847. (5) A pesar de su miedo a las mujeres, lo que tiene cierta lógica por el poder que tenemos como creadoras de vida que somos; fue un visionario de lo que ha acontentecido con los sistemas de producción. Aquello de… “Ya te lo dije…”.

Hay que tejer redes humanas de intercambio y conocimiento.

 

Hablamos ahora un poco de ti de tu estar en el mundo como persona y artista, que quieres comunicar con lo que haces?

Mi trabajo como artista está centrado en el trazo, desde 1982. Hace un lustro que trabajo en una serie de meditaciones con la plumilla de metal y la tinta, se trata de un camino de prendidaje largo e introspectivo.

Como artista del sonido me interesa el “dronemusic” por la capacidad que tiene de moverse en el espacio.
También hago conciertos con la voz, el bajo y el muestreador de sonidos, como un ritual para la curación del alma. (6)

Mi cuerpo de trabajo ha sido sustentado por el desarrollo de proyectos culturales en instituciones públicas, de 1991 a 2019; en esta fase de mi vida de promocionar el arte de los otros, he podido promocionar más de tres mil artistas y he contado con la ayuda de cuatrocientos colaboradores; ha sido un largo viaje que me ha permitido transferir mis conocimientos y amor a la sociedad.

En la actualidad, estoy meditando lo que he hecho hasta ahora; el desgaste físico que me ha provocado, la precariedad laboral en la que he tenido que desarrollar estos actos de generosidad. Aún así, me quedan fuerzas para los linkahumanamientos, las entrevistas y las R.U..

En mis sueños lúcidos, aparecen miles de posibilidades cuánticas de realidad; trabajo en el estudio, en soledad, leo mucho, como siempre y la presbicia va en augmento. También escribo bastante. Me gusta cuidar el jardín, cocinar, visitar exposiciones, pasear; pronto disciplinarme con tus clases de yoga (*7) y abrazar a los seres queridos, mucho.

 

Si habláramos de lo Espiritual en el Arte que podemos decir Hoy Ahora… 😉

Ojalá seamos capaces de “iluminar nuestro intelecto”.

Como dice el mantra Gayatri que tú me enseñaste; amiga de un cuarto de siglo.

 

Algo que añadir a lo dicho… tienes alguna inquietud para compartir?

Leámos más libros en papel, salgamos de las pantallas o entremos en ellas para desarrollarnos en humanos más humanos; cuidemos todo lo que entra y sale por nuestra boca, practiquemos el silencio en la naturaleza y abracémonos más, mucho más.

 

Rosa PujamKaroti

Rosa PujamKaroti

Artista. Ayurveda, Nutricion, Terapias, Masajes, Clases de Hatha yoga y Yoga Vyayam.