Por: Ramon Rossell

Confieso que fui el primero en levantar la mano. Puedo parecer un idealista desde lejos, lo sé. Tal vez porque siempre me pregunto qué han logrado los realistas en el mundo.

Tengo el ideal de que la paz se imponga como elemento indispensable en el diseño del mundo actual. Si esperamos a los Gobiernos, no podremos esperar mucho de ellos ni tampoco pronto.

Si actuamos como individuos, será lo que nosotros queramos crear. Todos tenemos en nuestras manos la opción de convertirnos en activistas de la paz.

El primer paso que di por ese camino fue el de la búsqueda de la paz interior, a través de la meditación. Esto es importante sin discusión.

El segundo paso que di fue cambiar el miedo por la confianza. Confié en el mundo y en sus gentes. Esto lo considero urgente.

El tercer paso que di fue trasladar el amor y el perdón a todos mis hermanos. Rechacé tener enemigos. En ello aún investigo.

Para mí, el mundo es como un campo de aprendizaje, una dimensión donde aquello que es espiritual toma cuerpos humanos para aprender lecciones necesarias para el desarrollo del alma… 

No necesitamos más conocimiento para aprender, ni necesitamos más información ni televisión ni noticias a diario, ni tecnología más rápida o más debates, ni análisis científicos e intelectuales, tertulias, ni líderes que nos lleven hasta el abismo por donde dejar caer el mundo.

He podido aprender que la humanidad necesita, más que nunca en estos momentos, sabiduría. Pero, ¿qué es la sabiduría? ¿Dónde se encuentra?

Dicen los maestros que la sabiduría viene cuando uno es capaz de aquietarse para poder observar y escuchar. No hace falta nada más. Aquietarse, observar y escuchar activamente la verdadera inteligencia que hay dentro de uno mismo.

Entonces aparecen la verdadera belleza y la verdadera creatividad, esas cualidades que nos permiten expresar nuestro verdadero ser.

La sabiduría se consigue con el silencio y la suerte se consigue con la simplicidad.

¿Es esto acaso un ideal?

¿Hay algún idealista más en sala?

Por: Ramon Rossell
Escritor inspiracional Guía de Baño de bosque