Por: Rene Alexander Uribe Marulanda

Soy creación perfecta del gran Espíritu, aquí en esta Pachamama, Madre Tierra. Hoy me reconozco como hombre que nació de mi dulce madre y mi padre en semilla. 

No nací solo, nací con todas mis memorias ancestrales, las que guardo y honró con corazón. Soy aquel hombre que ha caído infinidad de veces. Las marcas en mi piel son el mapa de Las cruzadas, de los aprendizajes que un día viví. Aprendí a pararme y a sostenerme en el soplo de la vida, en la acción sin palabras. 

Soy aquella persona que espera pacientemente, soy el que camina en belleza, canta y agradece en el día a día, disipando cualquier terror en la mente o en el corazón. 

Soy la persona que examina, que contempla, que observa la sutileza y la pureza de las pequeñas grandes cosas.

Soy aquella persona que se mira constantemente hacia dentro, vaciando la basura de la mente, alimentándome con el servicio, el amor y el canto alegre, con devoción por la vida y por todo lo que ella contiene. 

Soy la persona que nunca está sola y nunca lo estaré, porque siempre doy lugar a mis ancestros, mis guías, mis maestros; de los que un día aprendí, heredé y sigo aprendiendo para tener esa bella paz en mi corazón. 

Caminar en la belleza de la tranquilidad del ser sabiendo esperar, analizar, pensar, cantar y danzar con un buen tabaco natural en la mano y mi bastón de magia en la otra. Honrando cada paso que doy con conciencia, amor y esplendor, rezando por un equilibrio mayor. 

Soy aquella persona que busca dentro del abuelo fuego, debajo de las piedras, en el brillo de las estrellas y en el fondo del mar. 

Hoy me reconozco. Rene Alexander Uribe

Soy aquella persona que está en la medicina ancestral y la medicina ahora está en mi. Soy un ser sagrado, me reconozco como una persona de gran valor, porque puedo caminar en la sutileza de las pequeñas cosas y esas cosas son la vida entera.

Me reconozco como ser sagrado de bien, de amor, de luz, de puro bienestar. Caminar en lo grandioso, en lo generoso, en la paz interior y exterior. Aprendiendo que cada día trae su afán, su momento y así reconozco que soy un gran instrumento y amo mi ser.

Soy un ser del Sol que honrará por siempre la magia de la Luna y toda la extensión de tan magnífica creación, la mujer. 

Soy aquella persona que se ha convertido con un himno en una canción Daimista ancestral de puro amor, soy el que vibra sintiendo el calor del abuelo fuego, la brisa del viento y la gota de agua de rocío de la mañana.

Soy un ser Caminante del cielo entonado rojo y mi corazón es de un grandioso, poderoso dragón de fuego, pero con el más noble y tierno corazón sincero. Soy estrella, soy canción, soy amor, porque vengo con mis ancestros recorriendo los lugares desde su origen…, y desde más allá. 

Soy un ser sagrado que nace cada mañana, que muere al ponerse el sol, que brota de cada nacimiento y da vida multicolor a la más bella flor del jardín de Dios. 

Soy aquella persona fuerte, valeroso y rígido que también sabe llorar, aceptar, perder y perdonar. 

Hoy me reconozco. Rene Alexander Uribe

Soy hombre de tambor, de maraca y de plumas que alegran todo mi ser. Soy ráfaga de amor curando por donde voy. Soy humo de tabaco limpiando por donde yo voy. 

Hoy me reconozco con mis 44 pasos en esta vida de que mi vida no ha sido en vano. 

He aprendido. 

He curado. 

He sanado. 

He perdido, también he ganado. 

He amado y también he llorado. 

Soy simplemente aquella persona que caminando va aprendiendo, observando y siempre va orando y cantando con amor. 

Honrando al hombre sagrado que habita en mi ser y mi corazón. 

Gracias, Gracias, Gracias. 

YO SOY ETERNAMENTE, YO SOY LUZ. 

Rene Alexander Uribe Marulanda. ConCiencia Magazine

Por: Rene Alexander Uribe Marulanda

Terapeuta de sanación física, energética y espiritual,  psico-emocional, Tarotista terapéutico, Masajista desde el cuerpo al espíritu, terapeuta con BIOmagnetismo médico, Danzante de la luna, reikista tradicional y chamanico.