Por: Alicia Lareu

Decía Confucio: ¿En qué consiste la bondad? La bondad consiste en amar a todos los hombres.

Así que la bondad es una cualidad, es una  virtud, es hacer el bien, es pensar en el otro desde el amor, así como una madre amorosa sostiene a su hijo. 

Así mismo tenemos nosotros que ver a los demás, porque el amor es nuestra naturaleza, somos amor y lo hemos olvidado, porque ese amor lo tenemos  cubierto de capas de miedo, de personalidad, de egoísmo, de ingratitud,… Hacia nosotros mismos y hacia los demás. 

Todos los días podemos llenarnos de un acto de bondad, primero hacia nosotros mismos, con nuestros pensamientos, nuestro sentir, repitiéndonos día a día: «Yo Soy bondadoso o bondadosa». Justo ahí podemos empezar a tener esa hermosa virtud que es la bondad. 

Todo empieza con nosotros mismos, con nuestros hijos, nuestra pareja, nuestros familiares, con las personas cercanas y luego con la humanidad. 

La bondad no es solo dar dinero a alguien que lo necesita. También es una gran sonrisa, un pensamiento amoroso, una bendición en silencio, decir “Te amo” a alguien que amas, es un abrazo, una frase bonita, dar gracias con mucha más frecuencia, es ayudar a pasar a alguien la calle, es regalarle algo inesperado a alguien; con eso ya estamos haciendo un acto de bondad, para recibir hay que dar.  

La bondad en ConCiencia Magazine

Muchas veces nos encerramos en nosotros mismos y nos olvidamos de los demás, pero cuando usamos la empatía pensando en los demás, esto nos hace felices, porque estamos llenándonos de serotonina. 

La serotonina es un neurotransmisor que se produce en nuestro cuerpo y en nuestro cerebro y está  relacionado con el control de nuestras emociones y el estado de ánimo. Se conoce también como la hormona de la felicidad. Entonces cuando haces actos de bondad y de amor, aumenta en nuestro cuerpo los niveles de bienestar, relajación, satisfacción, alegría, autoestima. Actuemos con actos de bondad para que aumentemos ese nivel de serotonina y para que nuestro sistema inmunológico se fortalezca también.   

La bondad hay que ponerla en práctica todos los días, así lograremos darle un sentido a nuestra vida. En esencia, somos buenos, hemos sido creados para la bondad, para hacer actos generosos. Dice Dalai Lama: «Haz lo que puedas donde puedas». 

Abre tu corazón a los demás, abre tu corazón a la bondad, a la generosidad, a la compasión, a la misericordia, al perdón, al amor. 

La bondad. ConCiencia Magazine

No seamos como el mar muerto que recibe el agua dulce de todos los ríos, pero no tiene salida, de modo que no deja salir el caudal y se estanca y toda el agua que tiene se echa a perder. Por eso se llama mar muerto, porque recibe pero no da y nosotros muchas veces nos comportamos como ese mar muerto: lo tenemos todo pero no lo compartimos con nadie.

Así que si queremos recibir debemos dar, porque cuando damos sin recibir recompensa muchas veces nos hace más felices, más alegres y nos hace tener una vida llena de paz, de salud perfecta, de esperanza y de armonía. 

Hoy quiero compartir contigo una oración budista que hago todos los días y es:  

Que mis manos siempre sean generosas para dar, ayudar y apoyar.  

Que mi corazón siempre esté presto a escuchar mi conciencia espiritual. 

Que mi boca pronuncie palabras de bondad que animen y sanen. 

Que en todo momento mi vida, sienta y exprese mi amor a la humanidad, porque Yo soy bondad, Yo soy generosidad,  Yo soy el poder de la bondad manifestada en mí y en toda la humanidad. 

Gracias Padre.

Desde mi alma a tu alma, 

Alicia Lareu

Psicóloga Positiva, Life Coach y Terapeuta Holistica.