Por: Inma Alcina

Generosidad y gratitud en equilibrio

Como el árbol,

que respira y transpira,

así quiero yo vivir.

En una danza armónica

de dar y recibir.

Como el árbol

que se deja nutrir,

sin poner resistencias

ni tampoco exigir.

Como el árbol

repartiendo colores,

permitiendo a sus hojas

que se suelten, sin temores,

y acaricien suavemente

a este suelo generoso

que con ritmo

silencioso

torna

lo inerte

en ocioso.

Como el árbol

que oxigena

su sistema,

y recicla

CO2

en

acto

de puro

amor.

Como el árbol,

que si tiene,

comparte

frutos y

flores

con insectos

animales

y otros

lores

y

sin

hacer

distinciones.

Recibiendo al padre sol,

con su luz y su alegría,

que le abraza cada día.

Sopa de minerales,

agua y sales,

al cobijo

de su madre,

nuestra Tierra,

que tan contenta

le arropa y le alimenta.

Recibiendo

masajes del viento,

cantos de los pájaros

volando contentos.


Recibiendo

secretos y risas

de niños y niñas

que juegan

sin prisas.


Como el árbol,

que respira y transpira,

así quiero yo vivir.

Inma Alcina

Mentora – Coach. 

www.inmaalcina.com