Fue la primera enseñanza de Buda y constituye la base de lo que se conoce como El primer giro de la rueda del Dharma. Éstas son:

  1. Se ha de comprender el sufrimiento
  2. El sufrimiento tiene una causa
  3. La cesación del sufrimiento
  4. El camino que conduce a la cesación del sufrimiento.

 

  1. CONOCER EL SUFRIMIENTO.

A menudo, la primera noble verdad es malentendida por pensar que el Buda era un pesimista que negaba cualquier belleza o placer en el mundo, pero esto no es cierto. La enseñanza de Buda surge de una observación directa de la realidad, quizás el problema sea más no comprender a qué se refería el Buda por sufrimiento. La palabra empleada en sánscrito es «duhkha» que se puede entender mejor como insatisfacción. No importa cuanto tengamos o cuán felices estemos, siempre está el sentimiento de que falta algo, la insatisfacción nos mueve continuamente.

Para el Buda el sufrimiento no era solo el dolor y el sufrimiento burdo, incluso la felicidad y el placer están catalogados dentro de «duhkha» porque el disfrute no es duradero, se acaba y vuelve el sufrimiento o al menos la insatisfacción. El Buda no alegaba que el problema estaba en el placer y tampoco en el sufrimiento burdo, sino en la base subyacente, que es un tercer tipo de sufrimiento llamado el sufrimiento de todo lo compuesto. 

Esto se puede explicar de muchas maneras pero, por brevedad, digamos que se refiere a que en nuestro estado actual, gobernado por la ignorancia del no reconocimiento de nuestra propia naturaleza y las emociones perturbadoras que esto suscita, estamos continuamente ligados al sufrimiento, incluso las sensaciones neutrales y placenteras se transforman en sufrimiento. 

 

Para seguir leyendo necesitas iniciar sesión y tener una suscripción activa!