Las Penurias de Gaia

Desde el siglo pasado los artistas se implicaron en los nuevos devenires del Planeta Tierra, pues las estéticas de toda índole referidas a estas transformaciones agitadas de Gaia, pedían cambios de nuestras relaciones con la sociedad y el consumismo con las formas de creación de energía, de la contaminación exagerada, que vaticinaba la destrucción total sino interveníamos de forma rápida en la orientación de los dispositivos sociales, tecno económicos , tecno científicos, y de nuestras relaciones con la naturaleza, pues esta ha sufrido transformaciones inéditas desde que se inicio el calentamiento global.

El arte tomó a su cargo todos estos temas pero se empeñó sobre todo a la configuración de una nueva subjetividad que muchos han llamado verde pero que se podría definir como una subjetividad Eco, esta voz ahora, se esparce por el globo en forma de reflexiones infinitas, que llegan a todos los rincones, a todos los oídos, y el gemido penetra en todos los corazones.                               Nuestra biosfera se esta configurando de otra manera y eso nos exige que una gran inteligencia actué en el plano global, para que sus consecuencias locales se puedan ir percibiendo. El arte como el de Antonio Berni, que hoy presentamos, fue una de esas primeras manos que levantaron su pincel y su alma para hacernos aún más  evidente, lo que en la vida cotidiana ya era normal: niños en la miseria, inundados de los desechos de una sociedad que idolatraba el objeto de consumo, y que exponencialmente iba llenando todo el planeta con sus mares, incluso con sus ríos, con sus montañas y sus desiertos. Gaia sufrió estos grandes atentados que la hicieron crujir y lamentablemente políticos de las grandes naciones, se encargaron de difundir el lema legitimatorio de «todo esto es mentira y vivimos una plena normalidad».

 

 

El Nuevo Realismo 

 Berni supo impregnarse de todas las corrientes vanguardistas que encontró en Paris en la época de la creación de su personaje Juanito Laguna creó su propio movimiento denominado el nuevo realismo el cual propugnaba por intervenir de forma escandalosa el imperio de la «basurización» tanto por la contaminación informativa la cual llenaba cientos de paredes con ingentes cantidades de afiches publicitarios y de propaganda. Esta intervención estética fue denominaba «defrotage» que significaba raspar o rasgar, así las paredes quedaban «peladas» como cuando se pela un banano o cualquier otra fruta. Y del objet trouvé de Marcel Duchamp Berni pasó al sujet trouvé y encarnó en un niño indigente, que vivía de la basura  y prácticamente la habitaba, su entrañable figura de Juanito Laguna. 

 

 

Juanito Laguna nace y vive en una casa de cartones, de latas y de otros objetos del basurero.     La casa es un collage como la vida de Juanito y la obra de Berni, también llevó esta figura de su narrativa, a la xilografía, la cual consiste en grabar planchas de madera, para luego realizar la consiguiente estampación. Termina realizando un definitivo collage con un espesor que lo convierte en una obra que juega entre la pintura y la escultura.

 

Antonio Berni

1935-El Nuevo Realismo-1945

Es clara la incursión de Berni sobre la estética muralista imperante en la atmósfera vanguardista a principios de la década de los años 30s luego de su experiencia en el campo del surrealismo. Sus ensayos compositivos demuestran una singular preocupación por el estudio de la antropometría en el ejercicio del retrato traducido en las obras de la década que analizaremos, yuxtaponiendo la fuerza de su mensaje activista y social. En este informe se analizaran 7 pinturas con tipología de retrato correspondientes al periodo conocido de su obra como «NUEVO REALISMO» situado entre los años 1935 y 1952 aproximadamente con el objeto de hacer una comparativa sistemática tomando como obra testigo a su pintura titulada «LA JOVEN DEL VESTIDO A CUADROS».

(presentación de Kindle Books) 

Por: Jaime Xibillé Muntaner Doctorado en Historia y Arte