Por: Glutify

La enfermedad celíaca se suele conocer por sus manifestaciones gastrointestinales, pero en la mayoría de los casos, esas manifestaciones son solo la punta del iceberg y lleva a otras manifestaciones extra gastrointestinales que deben de tenerse en cuenta. Entre estas manifestaciones se encuentran las musculoesqueléticas, como la osteoporosis (1)(2).

De hecho, la osteoporosis se está estudiando cada vez más como un parámetro indicador de enfermedad celiaca en adultos. Se ha visto que la prevalencia de enfermedad celíaca dentro de las personas con osteoporosis es mayor que entre las personas sin ella (3).

La osteoporosis se caracteriza por una disminución y alteración de la estructura de la masa ósea, aumentando su fragilidad y con ello, el riesgo de fracturas (4).

Esta manifestación es más común en adultos, tras años de progresión de la enfermedad celíaca, que en niños. En la infancia es poco común, excepto si la enfermedad ha estado presente un tiempo prolongado antes del diagnóstico (1). 

Tiene su origen en el papel fundamental que realiza el intestino en mantener la homeostasis ósea y en la dificultad para alcanzar el pico de masa ósea. En la enfermedad celíaca, se produce una destrucción de las microvellosidades intestinales, lo que lleva a una función intestinal deteriorada (5). Una buena función intestinal es muy importante para una correcta mineralización ósea, ya que la vitamina D se absorbe en el intestino delgado y más concretamente en el íleon. Es necesario mantener un correcto estatus de esta vitamina, ya que también contribuye a la absorción intestinal de calcio y fósforo, necesarios para una correcta salud ósea (1).

Además, las personas con enfermedad celíaca también suelen mostrar intolerancia a la lactosa, por lo que evitan los productos lácteos, que son ricos en vitamina D y calcio (6). Incluso la posible vitamina D y calcio que consumen proveniente de otras fuentes, puede que no pasen la barrera intestinal, debido a que se unen a los ácidos grasos y estos no se absorben correctamente por la atrofia de las vellosidades causada por el consumo de gluten (1).

La mala absorción provocada por una atrofia de las vellosidades puede llevar a una desnutrición, provocando una disminución del  índice de masa corporal (IMC), relacionado con una menor mineralización ósea.  Teniendo como consecuencia posibles desequilibrios hormonales, tanto en hombre como en mujeres, promoviendo el desarrollo de osteoporosis (1).

Todo ello, sumado al aumento de los niveles séricos de citocinas proinflamatorias causadas por la ingesta de gluten que pueden producir una alteración en la homeostasis del tejido óseo a favor de la osteoporosis (1).

Actualmente, se ha mostrado como tras un año de dieta sin gluten puede producirse una mejoría en la mineralización ósea, incluso si no se ha recuperado la mucosa del todo o en mujeres posmenopáusicas (7). Y que tras 5 años de retirada de una dieta sin gluten, con suplementación de vitamina D, calcio y una correcta actividad física, se podría volver a la normalidad (6). 

En contraposición, otros resultados muestran cómo los niños sí que podrían llegar a recuperar el pico de masa ósea, pero en adultos es más difícil (9).  En cualquier caso, es muy importante un diagnóstico temprano que permita actuar rápidamente y conseguir restaurar la mayor parte de la salud ósea posible, siguiendo un estilo de vida saludable. 

BIBLIOGRAFÍA

  1.       Dos Santos, S. & Lioté, F. Osteoarticular manifestations of celiac disease and non-celiac gluten hypersensitivity. Joint Bone Spine 84, 263–266 (2017).
  2.       Pantaleoni, S. et al. Bone Mineral Density at Diagnosis of Celiac Disease and after 1 Year of Gluten-Free Diet. Sci. World J. 2014, (2014).
  3.       Stenson, W. F., Newberry, R., Lorenz, R., Baldus, C. & Civitelli, R. Increased prevalence of celiac disease and need for routine screening among patients with osteoporosis. Arch. Intern. Med. 165, 393–399 (2005).
  4.       Akkawi, I. & Zmerly, H. Osteoporosis: Current Concepts. Joints 6, 122–127 (2018).
  5.       Cerda Contreras, E. Enfermedad celíaca: bases moleculares y clínicas. Rev. Gastroenterol. México 75, 181–184 (2010).
  6.       Ballestero Fernández, C., Varela-Moreiras, G., Úbeda, N. & Alonso-Aperte, E. Nutritional Status in Spanish Children and Adolescents with Celiac Disease on a Gluten Free Diet Compared to Non-Celiac Disease Controls. Nutrients 11, (2019).
  7.       Sategna-Guidetti, C. et al. The effects of 1-year gluten withdrawal on bone mass, bone metabolism and nutritional status in newly-diagnosed adult coeliac disease patients. Aliment. Pharmacol. Ther. 14, 35–43 (2000).
  8.       Grace-Farfaglia, P. Bones of Contention: Bone Mineral Density Recovery in Celiac Disease—A Systematic Review. Nutrients 7, 3347–3369 (2015).
  9.       Capriles, V. D., Martini, L. A. & Arêas, J. A. G. Metabolic osteopathy in celiac disease: importance of a gluten-free diet. Nutr. Rev. 67, 599–606 (2009).

Por: Glutify.

Dietistas y Nutricionistas.