Por: Carlos Muquitay o el Mensajero de la luz

Despertando nuestras neuronas y nuestras células, logramos que todas las redes del cerebro y del corazón nos ayuden a Iluminar nuestra Conciencia.

Nos hace falta más fe y determinación. ¡Creer más en nosotros y en quienes son parte de nuestro equipo!

¡Oh glorioso despertar!

¡Oh Amor Divino que es nos mantiene unidos en un sólo Ideal y pensamiento!

 ¡Oh, gracia del Maestro, que allí en lo más secreto nos guía, nos apoya, nos inunda de su gozo para que nosotros, como Conciencia despierta, lancemos nuestras redes de amor y fraternidad, pescando para Él aquellos Seres de Luz que creen que sí es posible transformar el mundo en un remanso de justicia, de equidad y de bien común.!

Paz y bien para quienes no maldicen la oscuridad, sino que encienden lámparas en pro de concienciar pueblos para hermananarlos.

Sí, ese es nuestro propósito: que el Ser Humano se recicle y se revalore, puesto que estamos llamados a convivir en armonía.

La Tierra está esperando que volvamos a nacer, ¡porque nos ama!

¡Adelante, valientes Mensajeros de la Luz!

Los niños son nuestro presente y de nosotros depende su futuro.

Gratitud.

Verdad

Por: Carlos Muquitay o el Mensajero de la luz