Por: Margaret Mora

Siddharta Gautama nació en el 563 ó 566 a.C como príncipe heredero del clan de los Shakyas. Desde joven destacó por su inteligencia, fortaleza y bondad. 

Cuenta la historia que su padre, preocupado por una profecía, le protegió celosamente de toda visión de sufrimiento hasta que el príncipe se aventuró fuera del palacio y se enfrentó por primera vez a los sufrimientos de la enfermedad, la vejez y la muerte. Esto le causó una profunda impresión porque enseguida comprendió que todos, incluido él mismo, tendrían que padecer tal destino. 

En su cuarta salida fuera del palacio, se encontró con un asceta que buscaba poner fin a la enfermedad, la vejez y la muerte. Angustiado con el panorama que se le avecinaba y con el anhelo de encontrar alguna solución definitiva, abandonó su vida real y cambió sus brocados por harapos para solventar el defecto inherente a la condición humana.

Siddharta Gautama. ConCiencia Magazine

Su búsqueda le llevó a los mejores maestros de la época y se sometió con ímpetu a su entrenamiento. Prontamente sobrepasó a sus maestros y aunque estos le pidieron que se quedara con ellos enseñando, Gautama no había culminado su búsqueda. Puesto que si bien había alcanzado estados elevados de conciencia donde momentáneamente se extinguía el sufrimiento, cuando salía de estas absorciones meditativas el sufrimiento seguía presente, al igual que sus causas: las emociones perturbadoras.

 Siguiendo su camino sin maestro, se propuso alcanzar el despertar mediante el abandono de todo apego, lo que para él suponía la mortificación del cuerpo. Practicó ascetismo durante seis años: comía solo un grano de arroz al día y permanecía inmóvil durante el día y la noche en medio de la selva. Su ascetismo le llevó al borde de la muerte y ahí comprendió que la mortificación del cuerpo no era el camino, tanto como no lo era el entregarse a los disfrutes sensoriales. 

 Entendió que tenía que seguir el camino medio.

Por: Margaret Mora

Física, estudiante de Neurociencia, Lama Budista y traductora e interprete del Tibetano.

¿Quién fue el Buda?