Por: Ana López

Tenemos la idea de que enero es el mes de los nuevos comienzos y de empezar a hacer dietas, apuntarnos al gimnasio…, pero ¿cuántos años llevas pensando lo mismo y vas de enero en enero con los mismos propósitos sin cumplir?

Quizá esto sea por falta de motivación, tiempo… o las mil y una razones (o excusas) que podamos poner. ¿Por qué en vez de proponerlos cosas que para nosotros pueden resultar pesadas, no buscamos ir cambiando poco a poco de hábitos?

Pequeños cambios van a ir marcando la diferencia. Y cada vez estarás más cerca de tu objetivo.

No podemos pretender el dos de enero (el uno no, porque seguimos de celebraciones) comer todo 100% saludable y hacer 1 h de cardio y otra de ejercicios de fuerza si no estamos acostumbrados y no llevamos un aprendizaje previo.

Los hábitos de vida saludable son como todo, necesitan un período de aprendizaje y de adaptación.

¿Y sabes que es lo mejor? Que no es necesario empezar un lunes, a principio de mes o de año. Puedes empezar ya mismo por un pequeño gesto, que se acabe convirtiendo en hábito y te permita estar más cerca de tu objetivo.

Empieza hoy mismo por dejar el coche dos calles más lejos, por beber un vaso de agua a media mañana, por subir por las escaleras en vez de por el ascensor, por ir a comprar al mercado, incluir una pieza de fruta en el desayuno o simplemente saludar a tu vecino.

Nuestros hábitos determinan la progresión de la mayoría de las enfermedades. Y no importa que acaben de terminar las Navidades y todavía queden sobras en la nevera, o venga algo más que celebrar. ¡Esta genial celebrar con la familia y amigos, eso también es salud! Pero, dentro de un contexto de vida saludable. Lo primero para estar sano es estar feliz, y no creo que haya nada que pueda ponernos más felices que vernos bien.

Os dejo por aquí unos consejos generales sobre cómo empezar a llevar un estilo de vida saludable:

– Comienza por llenar tu nevera de frutas y verduras.
– Haz una nueva receta saludable a la semana.
– Añade más legumbres a tus preparaciones.
– Intenta un correcto descanso y dormir al menos 7h.
– Procura tener una correcta exposición solar.
– Manejo del estrés.
– Bebe suficiente cantidad de agua.
– Realiza ejercicio físico.
– Vida social y familiar dentro de las posibilidades y guardando todas las medidas de
seguridad e higiene.

Y recuerda, si durante estas fechas has comido en exceso, no has hecho ejercicio o has hecho las cosas un poco diferentes no pasa nada. Hay que volver a la normalidad y nunca perder de vista llevar un estilo de vida saludable.

Ana López, ConCiencia Magazine

Ana López.

Dietista · Nutricionista.