Por: Ramon Rossell

Quien tenga ansia de la infancia que se desnude y se despoje de las ropas con las que se viste. Suelta ya la frecuencia hasta que, por fin, de nuevo vuelva la fragancia de tu infancia. Olor suave y muy agradable que desprenden ciertas cosas, especialmente tu niñez, aquella que te invita a jugar a la comba o a saltar como una rana.

Si pasas, alguna vez, por delante de mi casa no dejes de subir un rato. Jugaremos con el sol y los astros, la luna y los árboles. Si te apetece, haremos rosquillas mientras nos disfrazamos de piratas, de Peppa Pig, de mago o maga. Debajo del olivo dejaremos que las cabras se lleven los malos pensamientos para transformarlos en leche, de la que un pastor hará un buen queso que nos comeremos para merendar después de la rosquilla o el pan con chocolate. Estás invitad@ a jugar, si pasas, alguna vez, por delante de mi casa.

Viajando por enero, resulta que vamos hablando de magos: Ahora se ha puesto de moda un Rey al que quería yo mucho en los años ochenta: el negro, el que cerraba la cabalgata. Entonces era un niño y ya creía mucho en la magia. La inventé para vivir con la mirada inocente, jugando con un juguete.

Y la encontré, claro. Me di cuenta de que los mejores juguetes están en la calle: un árbol, una farola, una piedra o una montaña. Y sigo jugando… Abracadabra, que a los niños se les va pasando lo de la magia. Momentánea de un tiempo muy corto y solo cuando son fiestas señaladas.

Os dejo mis zapatos para que viajeis, para celebrar una de las festividades más difundidas… Luces, abetos, guirnaldas…, decoran calles y casas durante todo el mes, unas fechas llenas de reuniones familiares. Para disfrutar del clásico panettone en algunas ciudades como La Plata y Mar del Plata. O ver cómo se levanta el impresionante árvore de natal da lagoa, en Río de Janeiro, el árbol más alto. Por ejemplo, en Medellín se lleva a cabo el Festival de Luces. En México, no en vano es la cuna de la famosa flor de Pascua. Entre las más conocidas están las Posadas. ¿Y en Venezuela? Las patinatas.

Enero, un mes especial, hermano y hermana. Madrid y Barcelona ya se engalanan. Es un mes de sabias palabras, de magia y de villancicos, versos, poetas y musicales. Pasiones que colman todo un año. Es el final del día y a lo Moulin Rouge, he bailado, al compás de un amigo , un mes sagrado.

Ramon Rossell - ConCiencia Magazine

Por: Ramon Rossell

Escritor Inspiracional